José Luis Marroquín, Óscar Luna y María Fernanda Carapia
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Pese a las críticas en su contra, el servicio postal de Estados Unidos es suficientemente confiable para que el 35 por ciento del padrón, unos 50 millones de personas, haya enviado su voto anticipado para la elección presidencial de noviembre y para que el Censo 2020 se realizara por correo.
El de México, en cambio, no ha podido entregar cartas enviadas desde hace tres meses.
A pesar de que en este 2020 recibió de presupuesto 5 mil 420 millones de pesos y durante los últimos cinco años el Gobierno federal le ha destinado más de mil millones de pesos anuales, Correos de México agoniza.
Los avances tecnológicos que han vuelto obsoleto el envío de cartas, la competencia con empresas privadas y el mal servicio que desde hace años ofrece han acelerado en los últimos tiempos la decadencia del Servicio Postal, después de más de 400 años de operar en el País.
En recorridos que realizó Grupo REFORMA por oficinas de las áreas metropolitanas de CDMX, Monterrey y Guadalajara se constató que no se ha hecho nada para dar una mejor prestación del servicio o modernizar las operaciones.
Correos de México falla hasta para lo que parecería ser el más elemental de sus servicios: el envío de cartas, que tardan -según un ejercicio periodístico- más de tres meses en llegar. o no llegan.
Por ejemplo, en al menos tres oficinas del área metropolitana de Monterrey se constató que parte del mal servicio se debe a que no hay personal suficiente y no se jerarquiza o se da prioridad a la correspondencia, que, además, está regada en el suelo.
También se detectó que la mayoría de los vehículos para trasladar el correo se encuentra varado, porque no funciona.
Los empleados reconocieron que las instalaciones no son adecuadas ni hay suficiente personal para cumplir y hacer un buen trabajo.
“No’mbre y cállate, en diciembre está peor (la acumulación de paquetes). No nos damos abasto, es un caos”, dijo una empleada que dijo llamarse Lorena.
Armando Reynoso, líder del sindicato en Jalisco, refirió que solo han recibido 208 mil pesos para dar mantenimiento a las 380 motocicletas en el estado
“Solo 331 (motos) están circulando y las tienen funcionando porque el cartero de su salario pone para comprar llantas, cámaras, aceite, bujías, chicotes, cadenas, lo que haga falta para poder seguir desempeñando su labor diaria”, indicó.
Un empleado de oficinas en la Alcaldía Miguel Hidalgo, en la CDMX, comentó que antes recibían hasta tres toneladas de correspondencia por día, hoy no se superan los 500 kilos.