Es 2017, el año más caro para México ante el incremento de precios en todos los productos y servicios por el alza en las gasolinas. A decir del analista económico, Carlos Maza Arévalo, la autoridad federal debería eliminar los impuestos aplicados al combustible y considerarlo como un producto de primera necesidad.
Maza Arévalo detalló que el “gasolinazo” afecta a todos los mexicanos, tanto quienes viajan en automóvil como los de a pie, ya que va a impactar directamente en el traslado de las mercancías al incrementar los fletes. “Afecta al precio de lo que transportan, pueden ser cebollas, zanahorias, lechuga, cualquier producto que estén transportando y tiene que ver con el costo del traslado, afecta a todos, pobres, ricos, tengan auto o no”.
El analista económico destacó que este incremento no tiene que ver con la Reforma Energética, sino en los impuestos que el Gobierno le carga a las gasolinas, así como el cobro por su importación y el flete para su traslado a cada localidad. “Le están metiendo el Impuesto Especial sobre Producción de Servicios y el IVA, pero en el IEPS van dos cobros, uno es la cuota normal por el combustible y el otro la cuota especial por ser contaminante, que junto con su importación y flete nos llegará más cara”.
Y ejemplificó lo que ocurre en Texas, Estados Unidos, donde, dijo, la gasolina mexicana cuesta 10.45 pesos, además de no cobrarse el IVA ni el IEPS. En tal sentido, Carlos Maza estableció que el Gobierno Federal debería considerar a los combustibles como un producto de primera necesidad tal y como ocurre con los alimentos y medicinas, promoviendo precios competitivos y quitando los impuestos.
En tal sentido, consideró que la autoridad debería ser más eficiente y no aplicar impuestos a su conveniencia para cubrir su faltante de dinero en lo que tienen presupuestado gastar.