Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- “Ganó Trump, porque seguro él dio apoyos federales para llevarse a MD (Helicopters)”, dijo decepcionado un ex empleado.
Por tal razón, desde septiembre el teléfono 1156-2130 ya no existe, porque era del conmutador de MD Helicopters, que emprendió el vuelo desde Apodaca para aterrizar su producción en Mesa, Arizona.
Con su cierre, se va la única empresa 100 por ciento aeronáutica que tenía Nuevo León, y esto es un golpe para un sector considerado estratégico, que no recibió los apoyos prometidos, dijo un broker.
La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos aceleró la toma de decisión, coincidieron ex empleados, ya que desde que se instaló en el 2006 en Apodaca, autoridades de Arizona querían regresar la producción a su corporativo en Mesa, pero no lo habían logrado.
Al contrario, el proceso de integración era cada vez mayor en su planta ubicada en el Parque Industrial Millenium.
“La empresa producía el 100 por ciento de sus fuselajes en Arizona, pero desde que abrió su planta en Apodaca empezó a migrar procesos”, describió un ex empleado.
Actualmente el 65 por ciento de un helicóptero se producía en la planta, con procesos más integrados que incluían líneas de ensamble, que era la principal; áreas de maquinados, de recubrimientos químicos, de pintura, de “composites”, y un laboratorio de metrología.
Una vez que quedaba el fuselaje y otros procesos, eran enviados a Mesa y ahí se hacía el restante 35 por ciento.
Desde el 2013 se convirtió en la primera OEM (fabricante de equipo original) en el País, en producir fuselajes para uso militar.
En los últimos cuatro años la producción se enfocó únicamente en helicópteros para el Ejército de Estados Unidos, y algunos clientes de ese Gobierno hacían sus similares en otros países.
En el arranque producían 6 fuselajes para uso civil por año y desde el 2016 eran 36 del modelo MSG530 para cuatro plazas.
El broker describió que aunque la inversión aplicada por la empresa no era muy alta, poco mayor de los 20 millones de dólares, sus procesos eran de muy alto valor agregado y le daba una buena carta de presentación al Estado.