Ganadería de Garabato festejará más de 100 años de gran historia

Por FRANCISCO VARGAS M.

Gran ambiente y expectación hay para el gran mano a mano entre Arturo Macías y Sergio Flores, triunfadores de la Plaza México, mismo que se llevará a cabo este próximo sábado 10 de abril en el Cortijo Las Fuentes, así como por la materia prima anunciada para esta magna corrida, misma que será de la legendaria ganadería de Garabato, que festejará más de 100 años de historia.
Efectivamente, toros de la dehesa aguascalentense de Garabato, misma que fue fundada en el año de 1870, nuevamente se verán en un ruedo de Aguascalientes gracias a la enorme afición, entrega y pasión de Hiram Iñiguez Rangel, quien, en recuerdo a sus antepasados y en especial a su abuelo don Celestino ‘Tato’ Rangel, como a su mamá Rosalina Rangel, su padre y amigo siempre recordado Rafael Iñiguez Ruiz ‘El Rivereño’, hace posible que toros de su propiedad y de su familia nuevamente salgan a poner en alto los colores de su prestigiada divisa gualda y rojo; trabajo incansable que realiza día a día para poner a esta ganadería pronto en el primer plano dentro de la campiña brava mexicana.
Volviendo a los astados de Garabato, que saldrán por la puerta de toriles, en punto de las 17:00 horas, estos son los siguientes:
El toro número 8, el herrado con el número 28, número 12, marcado con el número 10 y el número 14; todos bien puestos de cornamenta y de pinta negro bragado; con un peso promedio aproximado de 490 kilos.
Esta ganadería acalitana se ubica en el rancho Garabato, enclavado en el municipio de Pabellón de Arteaga, y data del Siglo XIX, cuando don Luis Aguilar heredó la hacienda y la intercambió con su hermana María, a quien le gustaba la vida del campo y estaba casada con don Celestino Rangel Camino. Éste comenzó la cría de ganado bravo en esas tierras con reses criollas en una superficie de 10,000 hectáreas. Se presentó en la Plaza del Buen Gusto de Aguascalientes a finales del siglo XIX y en la Plaza de Toros San Marcos lidió por primera vez el 3 de enero de 1897, donde se lidió al bravo toro ‘Jilote’, mismo que, en la suerte de varas, mató cuatro caballos.
Lidió por primera vez el 20 de julio de 1913 en El Toreo de la Condesa, enviando seis novillos para Ignacio Ezpeleta Ezpeletita, José Amuedo, Sebastián Suárez Chanito, Francisco Berea Camiserito, José Carrasco Carrasquito y Manuel Ríos Jerezanito.
Al fallecer don Celestino Rangel Camino, el 2 de marzo de 1932 en Aguascalientes, heredó la hacienda a su hijo, don Celestino ‘Tato’ Rangel Aguilar, quien apoyaba a su padre desde 1928 en la administración y cuidado del rancho, año en que adquirió varios sementales de San Mateo y Piedras Negras.
Más tarde, tuvo que enfrentarse a mil calamidades, entre ellas la Ley Agraria, por la que perdió 9,600 hectáreas y conservó sólo 400, por lo que se vio en la necesidad de rentar a los ejidatarios el terreno para poder sostener la hacienda. Llevó sus toros a varias plazas del país como Chihuahua, Ciudad Juárez, Monterrey, Parral, Durango, Mazatlán y Guadalajara, donde cosechó muchos triunfos.
En 1937, prácticamente rehízo su ganadería con vacas de Malpaso y 4 sementales de Zacatepec, y en 1947 agregó 4 más de la misma procedencia.
Don Celestino ‘Tato’ Rangel dejó de existir el 29 de septiembre de 1972 y le heredó la ganadería a su hija, doña Rosalina Rangel. En 1973, se presentó en La Plaza México con 6 novillos para José Manuel Montes, Artemio Becerril y Adolfo Guzmán. Posteriormente, agregó 4 sementales de Mariano Ramírez, 2 en 1974, uno en 1981 y otro en 1999.
Lamentablemente, el 16 de febrero de 2004, falleció doña Rosalina Rangel de Iñiguez y, desde entonces, sus sucesores son los propietarios de la ganadería, donde, gracias al especial, importante y loable esfuerzo de Hiram Iñiguez, empieza a rendir buenos frutos. ¡Enhorabuena! (pacovargas_@hotmail.com)