CDMX.- El Triángulo de la Tristeza, del sueco Ruben Östlund coproducida por el mexicano Julio Chavezmontes, ganó ayer la Palma de Oro como Mejor Película en el Festival de Cannes.
Sin embargo, aunque el productor ya estaba en Francia presentándola, la celebración tuvo que ser postergada, ya que esta semana dio positivo por COVID-19.
«No he podido celebrar porque el jueves salí positivo y estoy encerrado desde entonces», compartió Chavezmontes, en entrevista telefónica. Aclaró, eso sí, que la felicidad del triunfo no se la quita ni el virus.
«Al contrario: creo que recibir esta noticia me ayudó y estoy bien, ha sido nada más como una gripe fuerte, pero sí, lamentablemente estoy aislado y recuperándome. La Palma es la mejor medicina».
Para el filme, el mexicano hizo mancuerna con Östlund, cineasta de quien admite ser un gran admirador y cuyo trabajo ha sido una inspiración constante en el suyo, en cintas como Tiempo Compartido.
Con su productora, Piano, Chavezmontes y su equipo han puesto en alto el nombre del país, representando a México en este festival con acierto gracias a Annette (de Leos Carax) y Memoria (Apichatpong Weerasethakul), exhibiendo su buen criterio. (Fernanda Palacios/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!