Martha Martínez y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La nueva alianza PRI-Morena aprobó de manera apretada la reforma constitucional que amplía la presencia militar en labores de seguridad pública hasta 2028 y no hasta 2029 como sugería la propuesta a discusión.
Por ser una reforma a la Constitución eran necesarios 334 votos que por sí sola la mayoría oficialista (Morena-PT-Verde) no obtenía pues suma apenas 271 legisladores.
El PRI, promotor de la iniciativa de ampliación de la presencia castrense en las calles, podía aportar 69 votos y con ello garantizar las dos terceras partes de votos necesarios para su aprobación.
Pero cinco de los 69 legisladores priistas desobedecieron a su líder Alejandro Moreno y también una legisladora de Morena rechazó apoyar la propuesta tricolor. PAN, PRD y Movimiento Ciudadano votaron en contra.
Al final, el pleno de San Lázaro avaló con 335 votos a favor, 152 en contra y una abstención modificaciones al artículo quinto transitorio constitucional para ampliar de cinco a nueve años la presencia del Ejército en las calles.
Los diputados aprobaron dos reservas presentadas por el PT. Una de ellas para reducir de 10 a nueve años el periodo en el que el Presidente podrá disponer de manera extraordinaria del Ejército y regresar a la redacción originalmente propuesta por la priista Yolanda de la Torre.
La segunda, para establecer que será el Sistema Nacional de Seguridad Pública y no el Secretariado Ejecutivo el que deberá informar a una comisión bicamaral creada expresamente para ese fin sobre el avance en la conformación y capacitación de los cuerpos de seguridad civiles del País.
Durante la discusión que duró cerca de nueve horas, PAN y PRD condenaron la reforma, pero fueron cuidadosos en no señalar directamente al PRI pues establecieron un acuerdo interno de no atacarse con el fin de preservar la alianza opositora.
Las críticas se centraron en el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
El dirigente del PRI, Alejandro Moreno, aseguró que con la aprobación de la reforma ganó México, porque los ciudadanos demandan que una institución sólida como las Fuerzas Armadas coadyuve para garantizar la paz, la armonía y la seguridad.
Tras la votación, el PAN y el PRD informaron que esperarán a que el procedimiento concluya en el Senado para evaluar si permanecen o no con el PRI en la alianza «Va por México».
«La dirigencia del PRI y sus diputados han faltado a la palabra, a los compromisos firmados y les han dado la espalda a las y los ciudadanos que en las elecciones de 2021 votaron por ellos, precisamente para que impidieran este tipo de reformas antidemocráticas, atentatorias contra las libertades y los derechos humanos», dijeron en un comunicado conjunto.
La reforma fue enviada anoche al Senado, en donde el morenista Ricardo Monreal reconoció que no cuentan con los votos necesarios para garantizar su aprobación.