Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El piloto mexicano Sergio «Checo» Pérez le ganó a Pemex una carrera en los tribunales.
MGI Asistencia Integral, una filial privada de la petrolera mexicana, fue condenada a pagar al piloto 2.8 millones de dólares –equivalentes a 56.2 millones de pesos– por el incumplimiento de un contrato para patrocinarlo en la Fórmula 1.
La condena del tribunal federal incluye el pago de intereses moratorios que se calcularán posteriormente.
«Checo» Pérez denunció en su momento que la empresa canceló unilateralmente el contrato sin cumplir su obligación de proponer fechas para que el piloto participara en los eventos de publicidad pactados.
Pemex había patrocinado a Pérez en temporadas previas de Fórmula Uno, pero tras el cambio de sexenio, la empresa estatal alegó tener «otras prioridades de gasto» y ya no apareció entre sus patrocinadoras cuando presentó el monoplaza y uniforme que correría en 2019, para la escudería Racing Point.
En 2018, MGI pagó a Pérez 3.5 millones de dólares.
Según la Auditoría Superior de la Federación, MGI es la empresa que administra el proyecto de construcción de la Refinería de Dos Bocas, el más cuantioso del actual sexenio.