En cualquier ámbito deportivo profesional, la carrera de los protagonistas es limitada en el tiempo por razones obvias. Con el paso de los años, las prestaciones físicas de los deportistas disminuyen considerablemente, haciendo que deban pensar en qué hacer cuando decidan abandonar de manera definitiva su actividad.

En el mundo del fútbol estas salidas profesionales suelen tener, en muchos casos, un destino claro, para jugadores de primer orden mundial: los banquillos. Nombres como Zinedine Zidane, Diego Pablo Simeone o Pep Guardiola en el viejo continente, y Hugo Sánchez, Carlos Reinoso o Enrique Meza dan buena cuenta de ello en México.

Especial es el caso de Hugo Sánchez con Pumas, el club de sus amores, ya que todo lo que sucede en torneo al delantero por excelencia de la ‘tri’ se magnifica y toma cotas épicas. Su estancia en el banquillo del club de sus amores duró varias temporadas, siendo el 2004 su momento culmen cuando consiguió el bicampeonato de manera brillante en la competición mexicana.

De hecho, esta campaña Pumas se presentaba como uno de los máximos candidatos a la victoria final, según apuntan todas las apuestas la Liga MX , pero la reciente renuncia de Míchel González al banquillo de los felinos apenas iniciada la temporada, puede hacer que uno de los claros exponentes al título pierda algo de opciones. Aunque lo cierto es que, los grandes equipos se crecen antes las adversidades, y ese parece ser el momento para que Pumas haga lo propio y siga con pie firme para cumplir el objetivo. Hugo Sánchez estará muy pendiente de lo que hagan los felinos, especialmente en su cara a cara con su gran rival, el América.

En esta escuadra también encontramos un ejemplo de futbolista ‘reciclado’, en este caso a director deportivo. Este no es otro que Ricardo Peláez, teniendo un brillante paso por los despachos a tenor de los enormes fichajes que acometió con Oribe Peralta, Pablo Aguilar, Rubens Sambueza y Moisés Muñoz a la cabeza, y a los títulos cosechado con el club de sus amores.