Mientras que los príncipes aguardan a que salga humo blanco para anunciar que tienen nuevo jefe, o si es color negro es señal de que todavía no hay acuerdo, entre los adictos a la yerba verde también tiene sus rituales, al demostrar en su círculo quién es el que mejor se deleita con cada “chupada”, hecho que se convierte en una especie de aprendizaje para el novicio.

Lejos del baraúnda que ha provocado la virtual bendición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para que se pueda ejercer libremente una de las costumbres más antiguas entre un sector de la sociedad –que hasta la fecha es estigmatizado, perseguido, aprehendido, consignado y castigado -, se reúnen en los lugares de costumbre y aunque están atentos al desarrollo de los acontecimientos no les angustia gran cosa que los sigan hostigando, al fin que están acostumbrados a que los señalen, por lo que si se abren las ventanas para que puedan fumar libremente será sólo un paso más que les permitan estar en consonancia con el resto de los habitantes.

Además, se sienten herederos de una tradición que se pierde en el tiempo, tan es así que en la Revolución Mexicana los soldados entonaban “La cucaracha, la cucaracha, ya no puede caminar, porque no tiene, porque le falta, marihuana que fumar”, canción que precisamente lleva por nombre La Cucaracha.

Ese acuerdo de la Corte ha dado bastante material a los instruidos en el tema, que de manera doctoral estiman lo acertado de la medida, al grado que ven en el uso de la marihuana una mayor seguridad y de salud, exigiendo que acaben ultrajes y leyendas que rodea esta inclinación. Lo insólito es que estos mismos personajes no se habían pronunciado a favor o en contra, sino hasta ahora en que está por terminar el estigma que llevan sobre sí los fumadores de la famosa “juanita”.

El más contento con esta iniciación debe de ser el ex presidente Vicente Fox, que desde hace varios años ha impulsado la derogación de todos los preceptos que hay en contra, por lo que seguramente será de los que aprovechen el arranque de tiendas en que se expenda al público los “carrujos”, modalidad en que por cierto se insiste que no será totalmente abierto, ya que deberá hacerse en lugares definidos, cuestión a la que difícilmente se someterá el tradicional devoto, proclive a la libertad sin reservas, por lo que si hay espacios exclusivos para hacerlo ellos seguirán en los lugares habituales, con el peligro de que los policías los detengan, algo que no les causa escozor ni temor ya que están acostumbrados a que los persigan.

De las declaraciones y comentarios que han vertido funcionarios y profesionistas no se han acompañado de algunos razonamientos de los directamente señalados de tener esta adicción, que permita saber a qué edad se iniciaron, cómo fue que ocurrió, cuáles son los efectos corporales que sienten y qué consecuencias tiene cuando la mezclan con otro tipo de enervante, además de qué manera les ha afectado en su entorno familiar y social y desde su perspectiva cómo podrían dejar ese rutina.

Son bastantes las preguntas que podrían responder uno o más de los adictos y serviría para entender si la medida que ha adoptado el máximo tribunal del país fue acertada o habrá que corregirla.

AGUAS-BACHES

Lo que debió haberse realizado al inicio de la primavera hoy se hace con premura, pero más se tarda el personal del Ayuntamiento de Aguascalientes en tapar los agujeros que hay por toda la ciudad que en volver a surgir, lo que en sí es una inversión mal empleada.

Representantes de diversos sectores han expresado su malestar por las malas condiciones en que se encuentra el pavimento de prácticamente toda la ciudad y que se ha agudizado con la temporada pluvial, por lo que son comunes los desperfectos en los vehículos debido a que en el momento menos esperado caen un auténtico cráter que se encuentra cubierto por agua de lluvia.

La falta de mantenimiento en las vialidades no sólo es en la carpeta asfáltica, sino en la ausencia de pintura en las “cebras” que delimitan las áreas por la que puede cruzar el peatón, señalización que sólo se atiende en unos cuantos lugares de la zona centro, por lo que se obliga al transeúnte a caminar entre los automóviles que invaden estos espacios, con el peligro que esto significa.

Es posible que las tareas de bacheo que tienen lugar en los últimos días se deba a la visita de varios alcaldes electos de diversas partes de la República, que quieren conocer cómo trabaja el Gobierno de la ciudad y que se auto-promociona como uno de los mejores del país, pero bien harían con pedir que los lleven a lugares no programados para conocer la realidad. Es muy fácil hacer recorridos por donde todo luce bien, pero qué pasa si se adentran por calles transversales en que, pese a que están en plena zona centro, presentan un aspecto deplorable, es el caso del barrio de El Llanito.

El problema está en que el bacheo se hace sólo por “encimita”, como si fueran calles de escenografía, por lo que en cuestión de días se acabó el encanto y otra vez a sufrir el zangoloteo que se registra en diversas partes. Ya ni hablar de las colonias de la periferia, en donde hay arterias que son similares a las que aparecen en cintas de la época de oro del cine mexicano.

Por si no fuera suficiente hay una competencia entre las dependencias estatales y municipales para realizar obras simultáneamente en el mismo sector, como ocurre en la zona norte, lo que genera cuellos de botella que requiere de mucha paciencia, ya que recorridos que comúnmente se hacen en diez o quince minutos se tardan hasta una hora.

Aunque difícil de concretarse, la única solución sería que ambas instancias de Gobierno se reúnan periódicamente para determinar las acciones que va a ejecutar cada quien, de manera que no generen los problemas que hoy se viven y que aún cuando los ciudadanos están conscientes que son programas que dejarán un beneficio, lo que cabe es que trabajen coordinadamente.

SE HIZO EL PRODIGIO

Después de meses de denunciar las condiciones en que se encuentra partes de la explanada de la plaza de armas, finalmente empezó el arreglo de algunas losetas, aunque por la lentitud de los trabajos y el mal momento para hacerlo (ante la presencia de las lluvias) es posible que el programa no se entregue antes del 15 de octubre, en que termina esta administración. Al menos dejará avanzada la reparación que debió hacer hace tiempo y que además del mal aspecto es un peligro para quienes caminan por ese lugar. Ya ni hablar de los bolardos que están destruidos, pero ya será el próximo Ayuntamiento quien se encargue de hacerlo.

IMITAN A LOS CANACINTROS

Al igual que sucedió en la Cámara de la Industria de la Transformación, en donde hubo manejos extraños que llevaron a la pérdida de parte de su patrimonio y de lo cual no hubo castigos, ahora se anuncia que las deudas que hay con los fondos Asunción y Aguascalientes y que son herencia de administraciones pasadas serán cancelados ante la imposibilidad de cobrarlos, pese a que fueron entregados por cantidades entre los 3 mil y 10 mil pesos a personas de distinto nivel, quienes dejaron de pagar hasta llegar al grado de que por los intereses acumulados es difícil que lo hagan, pero al menos deberían de insistirles, teniendo en cuentas que son recursos públicos. Se pretende acelerar la desaparición del Fondo Asunción, lo que podría suceder este mismo año, para ello se declararían en quebranto los adeudos y así poderlo finiquitar este programa. Mientras que el Fondo Aguascalientes, donde hubo préstamos de 200 mil pesos o más, se encuentran respaldados por bienes inmuebles y con lo cual podría cubrirse el cobro, pero en donde está difícil es un acumulado por 204 millones de pesos, deudores que podrían ser obligados a liquidarlos mediante el uso de procedimientos administrativo y jurídico.