Benito Jiménez
Agencia Reforma

HERMOSILLO, Sonora.-Al participar en la supervisión de obra del Hospital General de Sonora, el Mandatario denunció que sólo 10 naciones acaparan el 80 por ciento de las dosis para inmunizar contra la pandemia.

“Hace seis meses México presentó una resolución en la ONU, que fue aprobada casi por unanimidad en la ONU, para que no se acapararan las medicinas y no se acaparara la vacuna y parece que actuamos como profetas”, expresó.

“Porque ¿qué está sucediendo? De los cerca de 200 países del mundo, sólo tienen acceso a la vacuna 80; 120 países no tienen ni una sola dosis y, de esos 80 que cuentan con vacuna, 10 acaparan el 80 por ciento de todas las vacunas”.

Sin mencionar directamente a Estados Unidos, el Jefe del Ejecutivo lamentó que existan algunos países que incluso obligan a los laboratorios y farmacéuticas establecidas en su territorio a no exportar las vacunas.

“Que sólo sea para ellos”, denunció.

“Se olvidan que debemos de ser fraternos, solidarios, se olvida que por encima de todo tiene que haber fraternidad universal”.

Tras anunciar que tiene la seguridad de que ya no se detendrá la vacunación contra el Covid en México, López Obrador reiteró que el biológico está disponible para la población, de manera universal y gratuita.

Sin embargo, aclaró que no es “regalada”, ya que los 32 mil millones destinados para su compra tienen como origen los impuestos que pagan los ciudadanos.

“Y esto de gratuita no se debe de entender que es regalada, se debe de entender que somos ciudadanos y todos pagamos impuestos y que de esos impuestos es el presupuesto y ese dinero es dinero del pueblo y es el que se está utilizando para la compra de las vacunas”, señaló.

“Como no se permite la corrupción, como no hay lujos en el Gobierno, tenemos finanzas públicas sanas y ya están apartados 32 mil millones de pesos para comprar más de 140 millones de dosis para vacunar a todos los mexicanos”.

Por otro lado, el Presidente insistió en que, durante las pasadas administraciones, los funcionarios de la Cofepris eran “colocados” o impuestos por las empresas, laboratorios y farmacéuticas, a su conveniencia.

Destacó la importancia de haber realizado una “limpieza” en el organismo, que ahora está bajo el control del Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

“Decidimos comprar los medicamentos en el extranjero para que no faltarán y para tener mejores condiciones, mejores precios. Tuvimos que modificar las leyes porque no se podía comprar en el extranjero, se protegía a estos grupos al interior del mismo Gobierno”, refirió.

“Hay dependencias que son las que autorizan qué farmacéutica puede vender en México, y los laboratorios y estas empresas que acaparaban todo lo que tenía que ver con los medicamentos tenían a sus representantes en esta dependencia para la regulación de medicamentos, la Cofepris, los grandes laboratorios, los intereses creados eran los que imponían y los que autorizaban qué medicamento permitir y qué medicamento no permitir”.

Sin politiquería

Durante el acto, la Gobernadora priista de Sonora, Claudia Pavlovich, agradeció la visita del Presidente, pero también los recursos federales que se han invertido en la construcción del Hospital General, que pretende inaugurarse en el mes de julio.

En su discurso, tras solicitar más apoyos al Mandatario para poder equipar las instalaciones, la sonorense consideró que se debe de trabajar con coordinación y dejar de lado las politiquerías.

“Termino diciéndole que reconocemos muchísimo su disposición de escuchar y trabajar juntos. Mi madre me enseñó que la política que sirve es la que le sirve a la gente, la otra no, la otra es pura politiquería”, soltó la también presidenta en turno de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

En respuesta, López Obrador accedió a la petición, con lo que la inversión total para ese hospital podría elevarse a unos 2 mil millones de pesos.

Al hablar sobre la recuperación de la infraestructura hospitalaria, informó que, en lo que va de su Gobierno, han podido entregar 82 instalaciones.