En un acto de congruencia, la sociedad debe tener el arrojo necesario para rescatar a miles de trabajadores que cobran un ingreso mínimo y no tienen acceso a las prestaciones que fija la ley, ya que desatenderse de este asunto es no ser solidario con el que más necesita.

En un ambiente económico tan dinámico como el que registra Aguascalientes es incongruente que unos obreros obtengan 170 pesos diarios en adelante, algunos apenas rebasan los 80 pesos y en muchos casos otros reciben una cantidad menor.

Aquí no se trata de que todos alcancen salarios altos, ya que éstos se pagan de acuerdo a conocimientos y aptitudes, pero los de menor ingreso tiene que ser de acuerdo a las condiciones económicas que prevalecen en la entidad.

El máximo dirigente del sector obrero José Alfredo González, acepta que en el comercio y empresas de servicios hay empleados que ganan el mínimo y por si fuera poco es en donde más se da que no estén registrados ante el Seguro Social y el Infonavit, lo que les afecta grandemente ya que en caso de enfermedad o accidente no tienen ninguna protección y al mismo tiempo, al no estar dentro del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) carecen de antigüedad laboral, que les perjudicará cuando lleguen a la edad de pensionarse.

Asimismo, hay trabajadores que la necesidad los empuja a aceptar contratos por algunas semanas y luego los descansan uno o dos días y los vuelven a contratar por un período similar, sin que reciban las prestaciones mínimas de ley, otros tienen un salario mínimo y con las propinas mejoran su ingreso, pero es una cuestión de altibajos ya que los días en que no hay clientela sólo se lleva el minisalario.

A lo anterior también se debe que el personal tenga poca permanencia en la empresa reflejándose en el tipo de atención que reciben los consumidores, lo que a final de cuentas afecta al negocio ya que es un servicio que no brinda confianza.

Para terminar con el escamoteo que se presenta lo normal sería que tanto el IMSS como el Infonavit hicieran un “barrido” por todos los giros mercantiles, pero de siempre se ha alegado que carecen del personal necesario para hacerlo, sin embargo puede haber un cruce de información con el Servicio de Administración Tributaria y así poder detectar las anomalías.

El líder de la Federación de Trabajadores (FTA) sostiene que a sus representados no les afecta ni les beneficia si se incrementa el salario mínimo, toda vez que en las ensambladoras de automóviles y las fábricas de autopartes el sueldo inicial es de 170 pesos, sin embargo reconoce que esta medida sí favorecería a otros grupos obreros.

Es precisamente en ello donde hay que fincar una alianza que permita el rescate de quienes por su situación laboral difícilmente van a estar afiliados a un sindicato, lo que es posible mediante acuerdos con las autoridades correspondientes, que seguramente encontrarán resistencia de los empleadores que hoy están al margen de la ley, pero si perseveran podrán lograr un punto a favor de un segmento social que por sí mismo no puede alcanzar la mejoría a que tiene derecho.

CUIDADO DE LA SALUD

Normas tan simples se hacen complejas, ante todo por la falta de interés o porque se cree que “a mi” no me va a tocar, sin embargo las enfermedades perjudican por igual a todo el que no quiso escuchar a tiempo que debió cuidar su cuerpo, que es una máquina maravillosa que requiere atención, respeto y prudencia.

En este sentido la cultura de la previsión es indispensable, no sólo por el bien propio sino también para evitar la saturación en los hospitales, por lo que se requiere que las personas eviten al máximo las emergencias y la presencia tardía en la atención médica, lo que es posible mediante conductas de autocuidado.

Sobre el particular, el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Ismael Landín Miranda, subrayó que las emergencias se pueden reducir si las personas se mantienen en su peso, evitan fumar, consumir bebidas alcohólicas y hacen ejercicio, lo que de cumplir hará casi imposible que vayan a necesitar el servicio de terapia intensiva en un hospital.

Las recomendaciones no son difíciles de cumplir ya que sólo basta un poco de voluntad para hacerlo, lo que naturalmente el organismo se lo agradecerá, de lo que pueden dar cuenta quienes a lo largo de su vida han sabido conducirse con prudencia y llegan a una edad en que hace preguntarle ¿cómo le hace para tener tan buena salud?, y la respuesta está en el comportamiento que ha tenido.

Landín Miranda tiene varios años de promover la precaución en la salud, por lo que reitera que “la conducta de autocuidado y la educación para la salud es lo más importante”, ya que de ahí se deriva un estado físico y mental sano, además para gozar de una buena salud se requiere consumir una alimentación suficiente, balanceada y que vaya de acuerdo a la edad de cada quien.

Al mismo tiempo de una buena nutrición y de evitar consumir alimentos o bebidas nocivas, la práctica regular de ejercicio físico produce bienestar y una mejora en el estado de ánimo. Hacer ejercicio proporciona más energía y capacidad de trabajo; ayuda a combatir el estrés, ansiedad y depresión; aumenta la autoestima y la propia imagen; facilita la relajación y disminuye la tensión; contribuye a quemar calorías, a perder peso excesivo y mantenerse en el peso ideal; ayuda a conciliar el sueño, y fomenta la convivencia social. También puede ser un factor que reduzca el colesterol y riesgo de infarto, regularizando la tensión arterial, asimismo es eficaz en el tratamiento de la depresión.

Se recomienda evitar el sedentarismo, que se refleja en las horas que permanecen las personas en el trabajo y ante la televisión y sin hacer ningún tipo de ejercicio. Las posturas incorrectas es otro elemento que genera problemas físicos, cuando al sentarse no se mantiene la espalda recta, lo que genera escoliosis asimétrica; de igual manera hay que evitar el tabaco, el alcohol y cualquier otro tipo de droga, que puede derivar en cáncer y duplica el riesgo de un infarto.

Como se puede apreciar las sugerencias del doctor Landín se pueden cumplir y al hacerlo seguramente que su cuerpo será el primero en retribuírselo con una mejor salud.

OLVIDOS QUE DAÑAN

En cada temporada de lluvias se escucha el mismo pretexto de las autoridades, de que el drenaje de la ciudad se colapsa por culpa de los ciudadanos que dejan basura en la vía pública y ésta tapa los caimanes y las coladeras. Es difícil evitar que lo hagan, lo que en sí es una desvergüenza personal, pero ni modo de tener un vigilante en cada esquina para atraparlos, por lo que la única solución es que CCAPAMA haga una limpieza continua y es lo que no hace, al esperar a que lleguen las tormentas y es cuando las aguas negras fluyen a la superficie con los consabidos problemas sociales. Es un asunto que no es privativo de Aguascalientes, ya que hace una semana en la capital del país se oyó exactamente esa evasiva de una autoridad delegacional y el reclamo vecinal por las inundaciones que en varias colonias llegó a más de un metro de altura en las viviendas. En la Comisión Ciudadana de Agua Potable tiene que haber una cuadrilla especializada que haga la limpieza los doce meses, lo que se evitaría los inconvenientes que hoy se resienten.