Redacción
El Heraldo de León

Fueron más de 500 balazos los que disparó el grupo criminal contra las unidades en que viajaba el director de la Policía Municipal de Celaya José Carlos Ramos Ramos y sus escoltas.

Además, la Fiscalía General del Estado confirmó que en la camioneta Jeep Sahara color verde olivo desde la que comenzó el atentado, y que los delincuentes dejaron abandonada, se aseguró un arsenal de granadas explosivas y un fusil Barret calibre 50 que sí fue disparado, entre otros pertrechos.

La Fiscalía del Estado también informó ayer viernes la designación de un Grupo de Élite de la Agencia de Investigación Criminal que ya está en Celaya para que agilice el esclarecimiento del atentado.

La Fiscalía corroboró cómo sucedieron los hechos:

«A las 19:00 horas (del jueves), sobre la carretera Panamericana, tramo Celaya-Salamanca, a la altura de la comunidad Segunda Fracción de Crespo, perteneciente al municipio de Celaya, con dirección Celaya a Salamanca, el Director de la Policía municipal de Celaya, que junto con su personal escolta circulaba a bordo de 2 camionetas oficiales Pick Up, fueron alcanzados y adelantados por un vehículo tipo Jeep que les cerró el paso y del que descendieron hombres armados que iniciaron un violento ataque con armas de fuego de grueso calibre».

Uno de los escoltas fue lesionado por un proyectil en el rostro, y el otro resultó con una lesión en la pierna; el estado de salud de ambos se reporta como estable.

Al ver frustrado su cometido, los hampones, presuntos integrantes de una célula delictiva, huyeron dejando abandonado el vehículo Jeep multipropósito.

Peritos de la Fiscalía localizaron en el lugar más de 480 casquillos percutidos, en su mayoría calibre .223, correspondiente a armas largas de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea, y una decena de casquillos calibre .50, de uso antiaéreo.

Los agresores robaron un vehículo para darse a la fuga, un automóvil Sedán color azul, ubicado en un camino de terracería adyacente al kilómetro 60 más 600 de la carretera Querétaro-León en su tramo a Salamanca.

Fueron asegurados dentro de la investigación el vehículo Jeep, línea Sahara, abandonado por los agresores al huir del lugar, en cuyo interior se localizaron casi 300 cartuchos útiles de calibre .223, .40 y .50, granadas explosivas y de humo, diversos elementos y accesorios balísticos, así como objetos metálicos conocidos como «pincha llantas», además de la arma Barret calibre .50, entre otros indicios, informó la Fiscalía.

¡Participa con tu opinión!