Hemos observado que alguien, sin mayor problema, se toma la libertad de dejar “guardados” toda clase de cachivaches en las afueras de la catedral, dando una lamentable imagen a este emblemático edificio del centro de la ciudad. La imagen fue captada ayer por la tarde por la cámara de El Heraldo y todavía entrada la noche estos objetos -entre los que se observaban platos, un televisor y hasta un colchón inflable- seguían ahí depositados sin que autoridad alguna se inmutara.