Una pesadilla que duró varias horas y que parecía no tenía fin, fue la que vivieron dos familias, luego de que fueron objeto de una extorsión telefónica, al hacerles creer que habían privado de su libertad a sus hijos.
Afortunadamente y gracias a la intervención de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, se logró localizar sanos y salvos a los dos jóvenes, quienes fueron devueltos con sus familiares.
Fue a las 09:30 horas, cuando una mujer vecina de la comunidad de Peñuelas, se comunicó a los servicios de emergencias, para reportar que había recibido una llamada telefónica, donde le informaban que habían privado de la libertad a su hija menor de 15 años de edad y le pedían una fuerte suma de dinero a cambio de no hacerle daño.
Los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se entrevistaron con la afectada, quien refirió que familiares del novio de su hija, un joven de 18 años de edad, con domicilio en la comunidad de Montoro, también estaban pasando la misma situación.
Cuando los elementos policiacos se trasladaron al domicilio del segundo afectado, un joven de nombre Francisco, se enteraron que ya habían depositado la cantidad de 20 mil pesos, por lo que les pidieron que hicieran caso omiso de las llamadas telefónicas.
Al mismo tiempo, los uniformados se dieron a la tarea de buscar a los dos jóvenes, los cuales horas después fueron localizados por la carretera federal número 45 Sur, encontrándose ambos sanos y salvos, comprobando que todo había sido una extorsión telefónica.