Un impacto de 7 mil a 9 mil millones de pesos será el costo económico de posponer la Feria de San Marcos, consideró el Colegio de Economistas del Estado, que, de hacerse en junio o julio, generará menores ingresos porque harán competir a la verbena con las vacaciones de verano de las playas en el país, así lo consideró su presidente, Jael Pérez Sánchez.

En conferencia de prensa, el especialista consideró que posponer la Feria de San Marcos fue la mejor decisión que las autoridades estatales pudieron haber tomado ante la evolución del brote de coronavirus en el país y en el mundo. Apuntó que la derrama económica que genera la Feria de San Marcos se estima entre 7 mil y 9 mil millones de pesos, pero al cambiarse de fecha para el verano, tras la amenaza del coronavirus, estiman que las ganancias podrían disminuir a cerca de 6 mil millones de pesos.

En su opinión, el asesor del Colegio de Economistas, Gerardo Sánchez Herrera, consideró que el hacer la verbena en los meses de junio o julio no pudiera ser lo más correcto, toda vez que en ese tiempo la gente de otras latitudes acostumbra ir a la playa, aunado a que en esa temporada generalmente llueve, lo cual no es bueno para la fiesta taurina, por lo que la mejor fecha pudiera ser en octubre y noviembre.

Pérez Sánchez enfatizó que otra afectación del coronavirus en la economía local, se verá reflejada en la desaceleración de las manufacturas, particularmente en la industria automotriz donde Nissan seguramente disminuirá sus volúmenes, por lo que el Colegio estima que para este 2020, apenas llegue a ser entre 580 mil a 610 mil unidades, lo cual representaría una contracción cercana al 20% de la producción comparada con el año 2019.

Ante este escenario, los economistas recomendaron al Gobierno Estatal generar un plan para amortiguar los efectos y al Gobierno Federal aplicar una triple vacuna: uno, bajar las tasas de interés para incentivar el consumo, tal y como ya ocurrió en Estados Unidos; dos, medidas fiscales donde el SAT dé facilidades a los contribuyentes que deban presentar su declaración anual, o bien estímulos fiscales, como baja de impuestos o pagos; y tres, inyectar dinero a la economía, con los Fondos Especiales donde hay 150 mil millones de pesos que se pudieran dar al sector turismo, las Pymes y el comercio para enfrentar las pérdidas por esta pandemia.