El aparente hallazgo del cadáver de un recién nacido en el interior de un contenedor de basura provocó una gran movilización de diferentes corporaciones policiacas en el fraccionamiento San Marcos.
Al final se descubrió que lo que estaba envuelto en una sábana y dentro de una bolsa de plástico color negro era una paloma muerta.
Los hechos se registraron el martes por la tarde, cuando una mujer identificada como María Patricia y quien se desempeña como afanadora en la UMF No, 7 del IMSS que se ubica en avenida Aguascalientes Poniente, en el fraccionamiento San Marcos, reportó que al ir a tirar la basura a un contenedor que se encuentra sobre la calle Aquiles Elorduy, se percató que había una bolsa de plástico con el cadáver de un recién nacido en el interior.
De inmediato se trasladaron policías estatales y la patrulla 0244-B2 de la Policía Preventiva de Aguascalientes del Destacamento “Pocitos”, además de agentes de la Policía Investigadora y una ambulancia del ISSEA.
Sin embargo, cuando el policía estatal que fue el primero en llegar revisó el contenido de la bolsa, descubrió que se trataba de una paloma muerta y la cual estaba envuelta en una cobija, quedando todo en una falsa alarma.