Francisco Ortiz 
Agencia Reforma

CDMX.- La intensidad del sismo registrado ayer se percibió por más tiempo, debido a la condición del suelo, explicó Leonardo Ramírez, investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

“En la zona del antiguo Lago de Texcoco, generalmente se tienen amplificaciones importantes, es como si moviéramos una gelatina en un vaso de aluminio y la gelatina se mueve, y el vaso que soporta la gelatina se mueve un poco, pero no es tan grande como lo que ocurre dentro de la gelatina”, explicó el investigador.

Académicos de la UNAM explicaron que por su magnitud 7.5, el sismo de ayer impactó a casi 40 millones de personas.

De éstas, 1 millón lo sintió con una intensidad muy fuerte, principalmente en torno al epicentro, Crucecita, Oaxaca, y de manera moderada 18 millones en estados del centro y sur del País, así como los 20 millones de personas del Valle de México.