Macabro hallazgo realizó el propietario de una vivienda que se ubica en el fraccionamiento Urbi Villas del Vergel, debido a que al ir a cobrar la renta a sus inquilinos, encontró el cadáver de un desconocido amarrado de pies y manos y con un aparente balazo en la cabeza.
La finca había sido rentada por dos hombres que dijeron ser electricistas y originarios de Zacatecas, de quienes hasta el momento se desconoce su paradero. Los hechos se registraron el martes a las 18:00 horas, en un domicilio ubicado en la calle San Daniel Oriente y casi cruce con la avenida Ampliación Calzada Santa Fe, en el fraccionamiento Urbi Villas del Vergel, municipio de San Francisco de los Romo.
Inicialmente, en el número de emergencias 911 se reportó el hallazgo de un cadáver putrefacto de una persona del sexo masculino que presentaba huellas de violencia.
De inmediato acudieron a la escena del crimen los policías preventivos de San Francisco de los Romo y policías estatales, además de agentes del Grupo Exterior San Francisco de la Fiscalía Regional Norte y una ambulancia del ISSEA.
Tras confirmarse que la víctima había sido asesinada, se solicitó la presencia de los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado, a fin de realizar las investigaciones correspondientes.
Se estableció que el propietario rentó la vivienda a dos hombres que dijeron ser originarios de Zacatecas y trabajar como electricistas.
Pero debido a que se atrasaron en el pago de la renta que tenían que haber realizado el pasado día 30 de noviembre, el martes por la tarde acudió al domicilio para cobrarles a sus inquilinos.
Sin embargo, al no obtener respuesta decidió abrir con una copia de la llave y al ingresar a la finca, encontró el cadáver de un joven de entre 20 y 25 años que estaba tirado en el suelo boca-abajo, ya en avanzado estado de descomposición, con rastros de sangre en la cabeza, ya que al parecer presentaba un balazo y estaba amarrado de pies y manos.
Cabe destacar que el propietario de la vivienda señaló que el hombre que estaba muerto no era ninguno de sus inquilinos, por lo que desconocía de quién podría tratarse.