Además de las casi 1,100 alertas sobre páginas fraudulentas detectadas, al igual que números desde los que se realizan llamadas de extorsión, la Policía Cibernética frustró 52 secuestros virtuales durante el 2020, evitando que los afectados hicieran depósitos a los extorsionadores.
El secretario de Seguridad Pública del Estado, Porfirio Sánchez Mendoza, dio a conocer que el personal de la división científica de la corporación, se especializa en ofrecer más apoyo a la ciudadanía, además de mantener una estrecha vigilancia en las redes sociales y en la web, para alertar a la ciudadanía sobre el riesgo de ingresar a algunas páginas o links que llegan a través de mensajes de correos electrónicos o teléfonos celulares de los usuarios.
Los reportes atendidos durante el 2020 en la Policía Cibernética fueron relacionados con los intentos de extorsión, fraude, suplantación de identidad y acoso, entre otros, todos ellos realizados a través de las redes sociales, logrando la frustración de 52 secuestros virtuales.
En el caso de los secuestros virtuales, la Policía Cibernética fue alertada cuando la persona que atendió la llamada de amenaza, no lograba ubicar a su familiar por el cual le exigían pago de rescate, pero con la atención oportuna, se logró dar con su paradero y evitar que se realizara depósito alguno.
Explicó que se ha detectado que la mayoría de los delincuentes son personas que se encuentran privadas de su libertad en penales de otras entidades, quienes buscan obtener dinero fácil afectando el patrimonio de las familias aguascalentenses que han recibido estas llamadas.
Sánchez Mendoza señaló que el trabajo no es sólo reactivo, sino también preventivo, ya que el año pasado se emitieron 1,081 alertas relacionadas con páginas fraudulentas, números telefónicos desde donde se realizan las llamadas de extorsión o links que son enviados mediante diversas aplicaciones para robar la información de los usuarios.
De la misma forma, se impartieron 116 pláticas con información de prevención a través de plataformas digitales, las cuales fueron dirigidas, principalmente, a estudiantes, a quienes se les ofreció apoyo para dar mantenimiento o reparación a 65 equipos entre computadoras y tablets, en los que se trabajó de manera gratuita.