La oportuna intervención de los elementos de la Policía Estatal del Estado evitó que una familia efectuara un depósito de dinero, el cual le exigían a cambio de volver a ver con vida a uno de sus integrantes, a quien supuestamente tenían privado de su libertad, sin embargo, todo se trataba de un engaño, finalmente el afectado fue localizado sano y salvo.
Los hechos se registraron cuando el número de emergencia 911, atendió el reporte de que en un domicilio ubicado en el fraccionamiento Trojes del Cóbano, era requerida su intervención, toda vez que uno de los habitantes había recibido varias llamadas por medio de las cuales, le informaron que su hermano estaba secuestrado y le exigían dinero a cambio de no hacerle daño. Fue así que elementos del grupo motorizado Dragones, así como de la Policía Cibernética, se trasladaron al inmueble donde se entrevistaron con quien dijo llamarse Joshua, quien les informó que había estado recibiendo llamadas del número desconocido, medio por el cual le exigían la cantidad de 500 mil pesos a cambio de no hacerle daño a su hermano, de 22 años, a quien supuestamente tenían secuestrado.
Los uniformados le hicieron saber que seguramente se trataba de una extorsión, indicándole que no efectuara depósito alguno, toda vez que los oficiales ya estaban trabajando para localizar a su hermano, asimismo, el afectado indicó la rutina que diariamente sigue su consanguíneo, así como las características y placas de su automóvil, el cual se había llevado desde la mañana.
Con esta información, además de apoyo de la tecnología de C5, policías estatales efectuaron diversas acciones para su localización, al igual que integrantes de la Policía Cibernética. Minutos después, quien presuntamente se encontraba privado de su libertad, fue localizado a bordo de su automóvil desplazándose sobre la calle Leo y Camino al Cóbano, en el fraccionamiento del mismo nombre, tratándose de Jesús de 22 años de edad.
Los oficiales le indicaron que su familia estaba bien y lo acompañaron a su domicilio, toda vez que se encontraba en medio de una crisis nerviosa. El joven, les indicó que recibió una llamada en la que le ordenaron salir de su domicilio sin decir a dónde y apagar su celular, de lo contrario le harían daño a él y a su familia debido a que los estaban vigilando, finalmente, Jesús pudo reunirse con sus familiares, sin que se efectuara depósito alguno.