El oportuno reporte de una de las empleadas de la tienda departamental Coppel, evitó que se consumara una extorsión telefónica de la que era víctima el operador de una línea de autobuses, a quien le estaban solicitando 100 mil pesos a cambio de no hacerle daño a su familia, a quien supuestamente tenían vigilada.
Todo se originó la noche del pasado lunes, cuando el señor Crisantemo, que trabaja como chofer de un camión foráneo de la línea Futura, recibió una llamada telefónica donde un individuo que dijo ser integrante de un grupo delictivo, le informó que desde hace días tenía vigiladas a sus hijas, por lo que conocía cada uno de sus movimientos.
Entonces le exigieron la fuerte suma de dinero a cambio de no hacerles ningún daño.
Ante dichas amenazas, el señor Crisantemo y su esposa Arely, se trasladaron a la tienda Coppel que se ubica en avenida Agostaderito y esquina con avenida Aguascalientes Sur, a fin de solicitar un préstamo y poder realizar el pago que le estaban exigiendo.
Sin embargo, una trabajadora de esa tienda se percató de que la pareja se encontraba muy nerviosa y asustada, además de que se mostraban desesperados por obtener el dinero a la brevedad, por lo que decidió llamar al número de emergencias 911.
Minutos después arribaron policías estatales, policías preventivos de Aguascalientes y personal de la Policía Cibernética, quienes intervinieron rápidamente y evitaron que se consumara la extorsión telefónica.