Gracias a un oportuno reporte al número de emergencias 911, agentes de la Policía Cibernética lograron frustrar un intento de extorsión telefónica a una familia que vive al sur de la ciudad.
El incidente ocurrió el pasado sábado a las 13:00 horas, cuando una mujer reportó el secuestro de su hija de 20 años. Informó que estaba recibiendo llamadas telefónicas de un sujeto que afirmaba ser integrante de un grupo delictivo y que tenía en su poder a la joven, exigiendo un depósito de 300 mil pesos para su liberación.
Agentes de la Policía Cibernética atendieron el reporte y, al sospechar que se trataba de una extorsión telefónica, le indicaron a la mujer que todo se trataba de un engaño y que no realizara ningún depósito.
Al mismo tiempo, se implementó un operativo para buscar a la joven, logrando localizarla a las 16:00 horas en las inmediaciones del Parque “Rodolfo Landeros Gallegos”. La joven se había trasladado allí siguiendo las instrucciones de los extorsionadores telefónicos, quienes la habían amenazado con matar a su familia.