Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado evitaron que una familia cayera en el engaño de los extorsionadores telefónicos, quienes solicitaban un depósito de 20 mil pesos a cambio de no hacerles daño a ellos como a sus propiedades.
Fue a las 10:00 horas cuando se reportó al servicio de emergencias que una persona del sexo masculino había recibido una llamada telefónica donde un individuo le exigió un depósito de importante cantidad en efectivo, a cambio de no lastimarlo a él y a sus familiares.
Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se entrevistaron con el afectado, quien indicó que había llegado a una clínica particular con la finalidad de adquirir un medicamento, cuando recibió la llamada y la persona que se encontraba del otro lado de la línea le estaba pidiendo un pago de 20 mil pesos, o de lo contrario les haría daño a sus familiares de quienes presuntamente conocía todos sus movimientos.
Debido a que temía que fuera verdad la amenaza, fue que solicitó la intervención de la policía. Sin embargo, una vez que los uniformados confirmaron que se trataba de una extorsión, le indicaron que no efectuara depósito alguno y no contestara las llamadas de números desconocidos.