El comercio organizado de Aguascalientes exige que no se vuelva a usar la Plaza de la Patria como sede de un tianguis de fritangas y piratería, tal como sucedió las últimas dos semanas con motivo de las fiestas patronales.

En tal sentido, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Rubén Berumen de la Cerda, consideró un contrasentido que la principal estampa urbana de la capital del estado se haya convertido en eso, faltando incluso al contexto religioso y cultural que significa el quincenario a la Virgen de la Asunción en Aguascalientes.

Enfático, recalcó: “no queremos el mismo escenario fritanguero y de ambulantaje y piratería para las próximas fiestas patrias”, al tiempo de reclamar que Protección Civil quedó a deber siendo omiso ante la maraña de cables que se colocaron para dotar de servicios a los comerciantes itinerantes y que “por gracia de Dios no pasó nada”.

El presidente de la Canaco, consideró terrible no sólo la imagen urbana deteriorada con decenas de puestos de comida y artículos que nada tenían que ver con la religiosidad, sino también que se pusiera en riesgo la integridad de las personas y que la autoridad no moviera un dedo por corregir.

Recordó que la Plaza de la Patria es un escaparate de la vida urbana de Aguascalientes, donde se conjuntan las autoridades de la entidad y el municipio, la sede del Legislativo, el emblema religioso, el punto de reunión del pueblo y donde el comercio da muestra de la actividad económica y la pujanza del trabajo; pero “todo quedó cubierto por una venta pueblerina y sin categoría”.

Asimismo, refirió que las fiestas patrias son para revivir la respuesta de la sociedad a la convocatoria por la libertad; de ahí que no es pretexto para volver a subir a la plancha de la Plaza toda clase de artefactos para la venta desorganizada.

“Quienes quiera eso, pues que se los lleven a la Expoplaza, la Megavelaria o la Isla San Marcos, donde quieran, pero la exigencia será que la Plaza de la Patria mantenga una imagen digna para propios y visitantes”, concluyó.