Tras señalar que en el estado hay 179 ejidos, de los cuales sólo el 30% está regularizado, el titular de la Seguot, Armando Roque Cruz, denunció la venta ilegal de tierra; gente sin escrúpulos lucra con el patrimonio familiar, oferta a su arbitrio “pedazos” de su ejido.

Ello, pese a que la tierra no está escriturada, y por ende, tampoco se ha solicitado autorización para la respectiva subdivisión.

Además de los recorridos de supervisión se requiere del apoyo de la población, para poner freno a los vivales; antes de “aprovechar la oferta”, pidan ver las escrituras y constatar que la tierra está regularizada al 4499102045, extensión 3042, donde les proporcionarán toda la información que soliciten.

“Además, no es recomendable hacer negocios entre particulares, cualquier operación de compra venta debe hacerse ante notario; incluso como en los asentamientos humanos irregulares, hay quienes venden dos o tres veces el mismo inmueble, que en este caso sería el solar”, advirtió el funcionario.

Los 179 ejidos representan una superficie de 268 mil 563.67 hectáreas, en el entendido de que 113 ejidos cuentan con reserva de crecimiento, que puede darse de acuerdo al uso de suelo, es decir para desarrollos habitacionales, comercio, industria, cultivos, actividades agropecuarias; también deben respetarse las áreas protegidas. Ello, de acuerdo a los esquemas de planeación de cada municipio.

En los 66 restantes, se han agotado las reservas, ya no pueden crecer, como en Jaltomate, ejemplificó.

Desglose por municipio:

  • Aguascalientes: 40 ejidos, de los cuales 29 aún cuentan con reserva de crecimiento;
  • Asientos: 34 ejidos y 21 todavía pueden desarrollarse;
  • El Llano 20 y 10, respectivamente;
  • Jesús María: de los 14, 13 tiene reserva
  • Tepezalá: de 15, 6;
  • Rincón de Romos: de 13, 10;
  • San Francisco de los Romo: de 12, 9;
  • San José de Gracia: de 7, 3;
  • Calvillo: de 8, uno;
  • Cosío: de 8, 6;
  • Pabellón de Arteaga: de 8, 5 cuentan con reserva de crecimiento.

Se trabaja en la regularización de ejidos para dar certeza jurídica a los propietarios, puedan escriturar y si lo desean vender legalmente sus tierras; ahorita están en el limbo. Reconoció que es una labor titánica, pero no se descuidará este reto.