El P. Rogelio Pedroza González hizo un llamado a ser constructores de paz y evitar la violencia en todos los órdenes, ya que en esa medida la sociedad podrá vivir en armonía.
Ayer ofició la Misa de Acción de Gracias, con la participación de los reporteros de la fuente del Obispado, a quienes les pidió “prepararse para la Navidad, para recibir a Jesús en nuestros hogares y corazones”.
Reconoció que la pandemia ha afectado a las familias no solo en la economía con el despido de muchos trabajadores, sino en la relación cercana, “a la que estamos acostumbrados; abuelos, padres e hijos no pueden abrazarse, tienen que saludarse a distancia y eso es doloroso, pero necesario”.
Asimismo, pidió que el hartazgo de la pandemia, no nos haga perder la esperanza, pues debemos tener confianza en un futuro prometedor. Lamentó el incremento de suicidios, máxime cuando se trata de niños, porque ello habla de soledad, ya que en muchas ocasiones, aunque la familia viva en la misma casa, no les ponen suficiente atención a los hijos.
SEDE VACANTE. En otro tema, informó que ya se hizo la petición pero el Colegio Consultor no ha resuelto sobre la designación del Administrador Diocesano o Apostólico, que deberá encargarse de los aspectos más importantes de la Diócesis, mientras el Papa Francisco nombra al sucesor del obispo finado José María de la Torre Martín, proceso que podría durar varios meses. “El administrador deberá ser un párroco con capacidad de comunicación, y equilibrado en sus actos, entre otras virtudes que deben reunir los aspirantes”. Por lo pronto el secretario canciller, ha asumido diversas responsabilidades, mientras se da el nombramiento del Administrador, que se espera sea en cuestión de días.