Frenaron extorsión múltiple

Agentes del Grupo Anti Secuestros de la PDI lograron liberar a cuatro personas que estaban siendo víctimas de una extorsión telefónica y a quienes mediante engaños mantenían en una habitación de un motel.
Todo inició cuando un familiar de una de las víctimas acudió ante el agente del Ministerio Público de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro de la FGE, a fin de denunciar el secuestro de su esposo de nombre Sergio.
La denunciante señaló que su marido había salido intempestivamente de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Municipio Libre, el pasado viernes a las 23:00 horas y debido a que no regresaba, durante la madrugada comenzó a llamarle a su teléfono pero entraba directo al buzón.
Fue el sábado por la mañana, cuando recibió una llamada telefónica de su cuñada Esthela, quien le informaba que habían secuestrado a Sergio y estaban pidiendo 200 mil pesos a cambio de su liberación. Asimismo, les habían enviado fotografías mediante Whatsapp donde se veía que lo tenían maniatado y con los ojos vendados.
Ese mismo sábado, acudió a la Unidad Especializada en Combate al Secuestro otra persona de nombre Adolfo, quien les manifestó que había recibido una llamada telefónica donde le informaban que tenían secuestrada a su hija Alma Rosa, por quien estaban pidiendo 200 mil pesos a cambio de liberarla.
Al iniciar las investigaciones, los agentes del Grupo Anti Secuestros de la PDI detectaron que en ambos casos las llamadas se estaban realizando desde el mismo número telefónico, por lo que presumían que se trataba de una extorsión.
Mediante trabajos de inteligencia y de campo, los policías de investigación rastrearon el teléfono celular de Alma Rosa y de esta forma la ubicaron en el Motel “Rapid Inn”, que se ubica en avenida Convención Norte, a la altura de la colonia Morelos.
Tras implementarse un operativo, los agentes del Grupo Anti-Secuestros de la PDI ubicaron en la habitación No. 7 a cuatro personas que eran víctimas de un secuestro virtual, entre ellas Sergio y Alma Rosa.
Las otras dos víctimas eran dos mujeres identificadas como Dolores Valeria, de 23 años y Karina de 32 años, quienes estaban siendo monitoreadas por medio de video llamada del celular de una de ellas.
Al percatarse los extorsionadores telefónicos de la llegada de los policías de investigación, de inmediato colgaron las llamadas que se estuvieron realizando a través de los números 664 728 3742, 554 829 1498 y 461 253 0712. De estos hechos la Fiscalía General del Estado ya inició una carpeta de investigación.