Israel Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un ventilador desarrollado por la UNAM, listo desde hace dos meses, no ha podido ver la luz porque Cofepris y Conacyt han mantenido atorados los trámites.
“Hace ocho semanas que el ventilador está listo y ya ha terminado de pasar todas las pruebas tanto de laboratorio como de simuladores de pulmón y en animales”, señaló en entrevista el físico Gustavo Medina Tanco, titular del Laboratorio de Instrumentación Espacial (LINX) del Instituto de Investigaciones Nucleares de la UNAM, responsable del proyecto.
“En Cofepris se ha presentado toda la documentación que nos han ido solicitando, que no es poca, es realmente mucha, muchísima, y estamos en ese proceso”.
A decir del científico, una de las instrucciones de Cofepris fue continuar el trámite de certificación con Conacyt, que solicitó más documentación, y apenas el pasado miércoles les comunicó que la evaluación técnica del instrumento era positiva.
Aunque esto no significa que la certificación sanitaria esté garantizada ni que el arduo camino burocrático se haya sorteado ya.
Incluso, para evitar mayores complejidades y atrasos, indicó Medina Tanco, el proyecto ha sumado entre las empresas que le brindan apoyo -principalmente con la donación de partes y componentes- a Equipos de Biomedicina de México (Ebime), certificada ya para producir instrumentación de grado médico.
“En principio, eso debería ayudar sustancialmente en el proceso de certificación por el hecho de que para Cofepris la certificación es tanto del producto como de la planta que lo fabrica”, apuntó.

Costos
En la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador del 14 de julio, fueron presentados los ventiladores Ehécatl 4T y Gätsi, modelos gestionados desde Conacyt, de los que se tienen previstos dos lotes de 500 equipos cada uno, con una inversión total de 259 millones 891 mil 592 pesos.
Aunque ese día no se detalló el costo de cada unidad, anteriormente se había informado que el primero costaría 137 mil pesos, y el segundo, entre 240 y 285 mil
Conacyt ha puesto el acento en que Ehécatl 4T y Gätsi destacan por ser mucho más baratos que otras opciones en el mercado, además de haber sido desarrollados en un tiempo récord de cinco meses.
La producción del ventilador de la UNAM está por debajo de mil dólares por unidad -unos 23 mil pesos cada uno- y las empresas involucradas se han comprometido a tener un par de cientos sin costo alguno; su desarrollo tomó siete semanas y media.
Tanto en la conferencia del martes pasado, como en un video promocional titulado “El nacimiento de una industria. para salvar vidas”, Ehécatl 4T ha sido calificado como un desarrollo “100 por ciento mexicano”, a pesar de estar basado en un modelo abierto del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).