CDMX. – Después de casi tres años de existencia, Poder Prieto, un movimiento que buscó impulsar la representación diversa en la industria audiovisual mexicana, anunció recientemente su disolución, reconociendo que no lograron cumplir su cometido.
En sus inicios, actores como Tenoch Huerta, Maya Zapata, Ianis Guerrero y Horacio García Rojas lideraron la iniciativa, denunciando el racismo en pantalla y los estereotipos que predominaban en las historias. Desde mayo de 2021, cuando nació Poder Prieto, sus voceros acusaron que la mayoría de los roles protagónicos se otorgaban a personas blancas, mientras que los actores morenos estaban relegados a papeles relacionados con la pobreza o la criminalidad.
El colectivo promovió conversaciones sobre los estereotipos en las telenovelas y producciones de streaming. Llevaron sus mensajes a distintos espacios, como los Premios Metro, donde Zapata asistió con un vestido que desplegaba el mensaje: «Representación igual a existencia».
Sin embargo, el colectivo y sus integrantes enfrentaron múltiples desencuentros públicos, principalmente en redes sociales, por sus posiciones radicales. Estas confrontaciones llevaron a fricciones con colegas como Gabriela de la Garza. Además, el movimiento se vio ensombrecido por acusaciones contra algunos de sus voceros, como el caso de abuso denunciado por la saxofonista María Elena Ríos contra Huerta y una controversia con la promotora cultural Luz Valdés, quien pidió reconocimiento para una artesana después de que Huerta alterara y usara una prenda de la artista sin consultarle.
Poder Prieto cierra este capítulo, pero sus miembros prometen seguir luchando desde otros frentes.