Antes de montar cualquier tipo de negocio es muy importante echar un vistazo a los diferentes modelos que existen. Teniendo en cuenta que la economía no está pasando por su mejor momento, es fundamental decantarse por una opción casi segura a la que no tengas que dedicarle una inversión demasiado alta.

Aunque parezca una utopía, existe. Las franquicias cumplen estas condiciones, además de tener una larga serie de ventajas que convencerá al emprendedor del momento.

Si todavía no sabes que pueden ofrecerte para montar tu propio negocio, te animamos a seguir leyendo.

¿Qué son las franquicias?

Una franquicia es un tipo de negocio compuesto por 2 partes: el franquiciador y el franquiciado. A través de este método, el franquiciador (que puede ser una persona o empresa) cederá al franquiciado los derechos de explotación del sistema de negocio a cambio de un determinado pago.

Lo más habitual es que este pago esté compuesto por una cuota de entrada y por unas regalías. La cuota es lo que abona el franquiciado por utilizar la marca y el Knowhow (la manera de trabajar). Las regalías es una cuantía que se abonará mes a mes por usar esa forma de negocio.

Vamos a poner un ejemplo de una de las franquicias rentables en México más interesantes, la de Jeff que es de lavanderías.

Por una parte, tenemos la empresa que es una franquicia de lavanderías. Un emprendedor quiere montar su propia lavandería, pero no quiere hacerlo desde cero, sino que quiere usar la marca, publicidad, así como el prestigio de la marca.

Se firma un contrato y la empresa facilitará elementos clave como los proveedores, logotipo… a cambio de una cuota inicial. Cada mes se abonará una comisión de alrededor del 15% de los ingresos.

Así queda más claro su funcionamiento.

Elementos clave de la franquicia

Para entender mejor el concepto nos vamos a centrar en sus 5 elementos clave:

1. Franquiciador

Es la persona, ya sea física o jurídica, que cuenta con una marca y una forma de hacer las cosas (KnowHow). Se compromete a cederlo a todo a cambio de una cuantía económica.

2. Franquiciado

Puede ser una persona física o jurídica que quiere iniciar su proyecto asociándose con el franquiciador.

Así es como puede iniciar un negocio que ya ha sido probado, minimizando los riesgos en comparación con si lo hubiese montado desde cero.

3. Marca

Por supuesto, el sistema de una franquicia tan solo será posible si existe la propiedad sobre la marca y se cuentan con los derechos de cesión. El franquiciador tendrá que utilizarla teniendo en cuenta la identidad corporativa, y el protocolo a seguir.

4. KnowHow

Podemos definir el KnowHow como el conjunto del protocolo, procesos, sistemas, normas y recursos que se relacionan con la marca para que el negocio funcione. Podemos definir que es la clave del éxito en la que se apoya todo.

Lo más común es que el franquiciado tenga un manual operativo en donde se detalle todo el proceso que se debe seguir.

5. Contrato

Además de los elementos anteriores, también debe existir un contrato. Es un documento jurídico en el que quedará probada la relación entre ambas partes.

Por ejemplo, quedará latente la obligación que ha contraído el franquiciador para usar la marca y todo lo relacionado con el Knowhow de la empresa. También quedará clara la obligación que tiene el franquiciado de respetar los elementos que representan el negocio.

¿Cuáles son las ventajas de una franquicia?

Ahora que ya conoces el concepto, en este apartado podrás leer atentamente sobre sus ventajas:

  • Se reducen los riesgos al movernos en un terreno que ya ha sido probado y pulido en el tiempo.
  • Podemos aprovecharnos de la notoriedad de la marca que ya lleva tiempo establecida en el mercado, con una cartera de clientes fija.
  • Es un modelo de negocio probado, lo que te asegura unos resultados mínimos. No te da una garantía al 100% de funcionamiento, pero sí que será bastante alta.
  • Tendrás asistencia continuada para poder desarrollar el proyecto.
  • No tendrás que preocuparte de la innovación, investigación o desarrollo, ya que todo esto proceso correrá a manos del franquiciador.
  • Utilizarás la publicidad y el marketing de la franquicia, lo que supone un importante alivio de tiempo y de tus recursos.

¿Cuáles son las desventajas de una franquicia?

Sin embargo, también existen algunos puntos a favor que conviene tener claros:

  • Como no tienes la propiedad de la marca, tampoco hay control total del negocio.
  • Tendrás que abonar los derechos de entrada y royalties.
  • Tan solo podrás seguir afiliado a la franquicia en el caso de que cumplas con los pagos.
  • El margen de actuación es bastante limitado.
  • Tendrás que cumplir con el protocolo, directrices y normas que dicte la compañía.
  • Será la franquicia quien tome las decisiones más importantes.

Ahora ya sabes porque las franquicias son un modelo de futuro.