Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Luego de dos años y medio de haber cancelado la compra consolidada de medicamentos para el sector público y de que este año la Oficina de Servicios para Proyectos de la ONU (UNOPS) sólo pudiera conseguir 55 por ciento de los fármacos necesarios para 2021, el Gobierno federal anunció compras de urgencia para atender el desabasto.
La compra incluye 984 claves de medicamentos y material de curación necesarios para el resto del año y los cuales estaban inicialmente contemplados en la licitación que la UNOPS tardó seis meses en desahogar.
El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) inició esta semana una investigación de mercado para encontrar proveedores.
La solicitud de cotizaciones estará abierta hasta el 2 de julio, y aunque en teoría podría convocarse a licitaciones, es probable que todas o la mayoría de las claves de medicamentos sean adjudicadas directamente.
La mayor parte de la compra es para materiales básicos como vendas, cánulas, suturas, pañales, abatelenguas, jeringas, guantes, cubrebocas y gorros, mientras que alrededor de 150 claves corresponden a medicamentos genéricos como aspirinas, ibuprofeno, ampicilina, esomeprazol e insulina.
A diferencia de las licitaciones de UNOPS, esta compra estará regida por la Ley de Adquisiciones del Sector Público, por lo que el gobierno tendrá que permitir la participación de Laboratorios Pisa, la mayor fabricante de medicamentos de América Latina, aparentemente vetada en la compra de la ONU.
Pisa, que también es proveedora clave de medicamentos oncológicos, ofertó para 272 claves en las licitaciones de UNOPS, pero no ganó ni uno de los contratos hasta ahora publicados.