Foto: Archivo

La factura económica de la pandemia ha golpeado implacablemente a los hogares mexicanos, ante lo cual sería conveniente que desde la Federación se creara un Plan de Apoyo Económico a la población, que permitiera fortalecer el consumo popular y atenuar el agobio cotidiano al que se enfrentan miles de familias mexicanas, manifestó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Humberto Martínez Guerra.
La luz en la economía doméstica sigue encendida en amarillo, pues infinidad de familias no tienen garantizada la manutención en sus hogares, la recuperación del empleo se irá dando de manera paulatina, pero mientras ello ocurre, hay personas que sufren para llevar lo básico a sus hogares.
Y es que el proceso inflacionario no se detuvo y ha encarecido los precios de productos básicos y servicios, lo que impide que haya una alimentación digna, lo que se torna preocupante, porque un factor para hacer frente al COVID-19 es tener buena alimentación que se refleja en tener defensas en el cuerpo.
Cabe mencionar que de acuerdo a un recorrido por mercados de la localidad -Jesús Terán, Reforma y Agropecuario-, el pollo se ha incrementado aproximadamente en un 10 o 15%, lo cual también ocurre con el huevo para plato, que en paquete de 30 piezas, ahora se puede comprar hasta 7.00 u 8.00 pesos más de cómo estaba en el mercado hasta enero pasado.
Si bien son productos que por la temporada del primer trimestre del año, tradicionalmente sube su valor, se esperaría que recupere el precio a la baja en abril, para que la gente tenga posibilidad de adquirirlo.
Por lo que respecta a las carnes rojas, ha sido posible mantener su precio, a decir de los engordadores ganaderos, porque se han sacrificado ganancias, pues los precios de granos y semillas se han incrementado en un 10%, además que ha comenzado a escasear este insumo de alimentación para el ganado de carne, han advertido dirigentes ganaderos de las uniones, Regional Hidrocálida como de la Regional de Aguascalientes.
Comerciantes del Mercado Terán subrayaron que la gente quisiera alimentarse de mejor manera, pero “cuando llegan a comprar frutas, verduras y carne, se topan con la realidad de que los precios han subido, de a peso en peso, donde si se suma en toda la canasta básica, ya es considerable y muchos no ganan bien”.