En medio de un escenario marcado por el aumento desproporcionado de las temperaturas en Aguascalientes, la preocupación por el estado del Bosque de Cobos cobra relevancia. Miguel Vázquez Sánchez, presidente de la Asociación Guardabosques, destacó que la conservación de esta área natural es fundamental para mitigar los impactos del cambio climático y garantizar un futuro sostenible para Aguascalientes y sus habitantes.
El activista comentó que, a pesar de las condiciones climáticas propicias para la propagación de incendios, el Bosque de Cobos ha registrado relativamente pocos eventos de este tipo. Si bien el área núcleo de Cobos ha permanecido indemne, los incendios han afectado principalmente las zonas cercanas a Calvillito, parte del sistema hidrológico de Cobos.
La severa sequía y el pastizal seco han creado un entorno propicio para los incendios, pero la disposición de la vegetación ha jugado un papel crucial en su prevención. Vázquez Sánchez señaló que la falta de lluvias en los últimos años ha reducido el crecimiento del pastizal, disminuyendo así el riesgo de incendios inmediatos. Sin embargo, resaltó la importancia de comprender los múltiples factores que influyen en la ocurrencia de estos fenómenos.
Enfatizó el impacto negativo del calor extremo en la fauna silvestre y el ecosistema en general. La escasez de agua en la presa Pargas y la alteración de las dinámicas biológicas son sólo algunas de las consecuencias observadas. Además, la interacción entre la fauna y las personas se ve exacerbada, lo que aumenta el riesgo de conflictos y agresiones hacia las especies silvestres.
En cuanto a los incendios, dijo que en lo que va de este año se han registrado cinco en Cobos, frente a los 15 que se registraron en el mismo periodo del año pasado. Esta disminución se atribuye a las medidas preventivas implementadas, como la creación de brechas cortafuego y líneas negras.