Bancos comenzaron a recortar los límites de las tarjetas de créditos de los cuentahabientes con el fin de no correr riesgos ante un aumento desmedido de la morosidad derivado de la crisis económica por el COVID-19, advirtió el asesor financiero, Gerardo Sánchez Herrera.

El especialista explicó que los bancos ya encendieron los focos amarillos porque no quieren tener carteras vencidas altas, de ahí que ya empezaron a limitar el crédito a las tarjetas emitidas de sus clientes sin previo aviso, sobre todo a aquellos que pidieron la prórroga de 4 a 6 meses para transferir sus intereses.

Lo anterior, puntualizó, sí está permitido por la ley de acuerdo a lo que establece la Cláusula 9ª de Banxico, la cual dice que todas las emisoras o entidades bancarias pueden aumentar o disminuir libremente el límite de crédito de sus plásticos. “No es correcto porque debieran enviar una carta a los domicilios, donde indiquen que por cuestiones de seguridad o por así convenir a los intereses del banco, le bajan el límite de crédito, pero no están avisando y la ley sí se los permite”.

Resaltó que los bancos más afectados con la morosidad actualmente por la crisis económica ante el coronavirus son: Famsa con un 16.76%; BanCoppel con el 12.55%; y Banco Azteca que trae una tasa de morosidad del 11.89%, aunque en promedio todo el sistema bancario trae una tasa de morosidad global del 2.31% de ahí que también Banamex, BBVA y Banorte ya adoptaron esta medida, “porque ya están viendo que se va a poner difícil la situación del desempleo, entonces ya les prendió los focos amarillos, por lo que han optado por bajar los límites de crédito”.

Ante esta situación, Sánchez Herrera recomendó a los cuentahabientes que antes de pagar con su tarjeta de crédito, primero verifiquen su saldo, “porque va a ser muy penoso que no pase su tarjeta y tengan que dejar los productos que tenían pensado comprar porque el banco les redujo su límite y no les avisó”.