En el contexto de las medidas que se han tomado para evitar los contagios de COVID-19, es el transporte público colectivo es donde menos se ha podido tener control en torno al flujo de personas, por lo que deben considerarse nuevas acciones para que la población tenga acceso a una mejor movilidad y mantener la contención de la pandemia. Así lo consideró la diputada Karina Banda Iglesias quien dijo también que es momento de plantear estrategias que permitan garantizar la salud de los ciudadanos sin afectarle con su traslado o uso de transporte público. En esto, la Coordinación General de Movilidad del Estado, dijo, tiene que considerar un plan adicional a lo que ya se tenía previsto, pues la pandemia vino a desatar otros problemas en el transporte público, y es que “de poco sirve que en los comercios o lugares de esparcimiento haya protocolos de prevención de contagios, si en el servicio de camiones urbanos es más que imposible garantizar al menos la sana distancia, pues se ha permitido que vayan más personas de las establecidas por unidad”.