El fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, desmintió que haya renuncias masivas en la Policía Ministerial; aseguró que la limpia institucional es permanente y le ha costado el trabajo al menos a treinta elementos en lo que va de su administración.
En entrevista, explicó que las causas son variadas y las bajas se han registrado de manera paulatina, en atención al deber que tiene todo policía ministerial de rendir resultados en sus labores.
Dejó en claro que cuando esto no ocurre los despidos también son un trabajo que se tiene que llevar a cabo por parte de la Fiscalía, cuya misión es hacer todo lo que sea necesario para mantener limpias y activas las corporaciones.
En ese sentido, reconoció que la tarea es complicada, pues se trata de instituciones que representan a veces muchos intereses y de diversos tipos; no obstante, la Policía Ministerial debe dar resultados de investigación y resolución de hechos, y en ello deben estar enfocados.
Figueroa Ortega explicó que básicamente las bajas han sido por el tema de pérdida de confianza y ello implica desde el agente que sin mediar explicación se ausenta de su trabajo, o bien descuida sus tareas, hasta el caso de aquellos a los que definitivamente ya no se les puede sostener por no aprobar los exámenes de confianza.
Reiteró que durante los catorce meses que lleva al frente de la Fiscalía, ya suman treinta las bajas en la Policía Ministerial, en todos los casos ordenadas como despido por parte de la institucional o a través de renuncias personales, pero definitivamente no ha habido renuncias masivas.
Subrayó que la limpia en la corporación no es una novedad ni mucho menos una acción única en un momento específico, sino que obedece a las circunstancias que se van presentando con los agentes y el personal de la institución investigadora.
“De tal forma que se seguirá con la tarea de supervisar el cumplimiento de las tareas encomendadas y el desempeño de cada perfil adscrito a esta corporación, por la que se hará lo necesario para que arroje buenos resultados a la ciudadanía”.