RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Martín Orozco Sandoval, gobernador de Aguascalientes, declaró hace algunos días algo que los ciudadanos comentaban con sarcasmo en los diferentes cafés y corrillos políticos desde el sexenio pasado: la simulación de las donaciones de grandes extensiones territoriales a empresas extranjeras para que se establecieran en Aguascalientes “y con ello generar cientos de empleos y por ende una derrama económica importante que beneficiaría al estado”. Esas donaciones, se murmuraba, dejaban millones de pesos al gobernador en turno por la compra-venta que el gobierno hacía de dichos terrenos con los propietarios de los predios. Se compraba barato y se escrituraba caro. Era un secreto a voces que el precio real que se pagaba por los predios no era el que se decía que había costado. En esas transacciones había un beneficio tanto para el vendedor que sólo poseía terrenos improductivos, en los cuales efectivamente como declaró el gobernador sólo vivían lagartijas. Este tipo de tranzas dejó beneficios multimillonarios a algunos ex gobernadores y a funcionarios de primer nivel sin dejar rastros comprometedores. Se sabía cómo era la negociación pero no se podía comprobar pues eran valores entendidos entre vendedor y comprador.

Martín Orozco, es un gobernador con una manera muy poco ortodoxa de gobernar, que no ha tenido pelos en la lengua para llamar al pan, pan, y al vino, vino, y por ello no sorprendió cuando declaró que en su gobierno se acabaron las tranzas como las que se hicieron en sexenios anteriores donde sólo se beneficiaron unos pocos con la compra-venta de terrenos con el cuento de la atracción de inversiones. Martín se preció de que en lo que va de su gobierno ya han llegados más empresas a Aguascalientes y por ende se han generado más empleos que en el sexenio de Carlos Lozano, a pesar de que en esta administración no se les han dado terrenos de miles de hectáreas a las empresas, “que era donde se realizaban las tranzototas”.  A lo anterior había que agregar que luego cuando se movían las tierras y se escarbaba para dejar los terrenos en condiciones de uso se decía que se habían escarbado muchos miles de metros más de lo que en realidad se había escarbado. O sea que había ganancias por todos lados para el gobernante en turno de trabajos que posteriormente no se podía comprobar si habían sido realizados o no.

En el sexenio anterior nos acostumbramos a ver la política como almácigo de maniobras turbias y defensa de intereses inconfesables. Hoy sólo podemos decir: “¡Pobres zacatecanos!”.

El gobernador ha sido enfático en señalar que lo importante no es traer los grandes volúmenes de inversiones sino el atraer empresas de calidad y, sobre todo, con salarios competitivos, y tiene razón pues podrían llegar empresas cuya intención fuera pagar salarios de miseria, como cuando en el estado se asentaron varias maquiladoras que luego abandonaron la entidad para emigrar a Centroamérica, pues allá pagarían salarios miserables en esos países que ahora están en la vil inopia y por ello las migraciones a EU.

El gobernador Orozco ha actuado desde un principio de su administración rompiendo con diversos paradigmas, los cuales le han ocasionado problemas con algún sector que estaba acostumbrado a las jugosas canonjías presupuestales. La actitud de Orozco Sandoval no se trata de rencillas, ni de cosas personales. Se trata de la dimensión de su encargo constitucional. Así mismo, Martín Orozco sabe perfectamente que la falta de fuerza productiva ocasiona escasez donde debiera haber abundancia, estableciéndose una economía que se va derrumbando día con día, creando una elevación constante de los precios, agravando el desajuste económico de todos, especialmente de los pobres.

Orozco está actuando con base en la idea de que la planeación económica debe realizarse con visión, con conocimiento del tema, con energía y honestidad absoluta, con rectitud indeclinable, con la madurez que dicta la experiencia; pero al mismo tiempo con la decisión que exige la necesidad y con firmeza en el rumbo de Aguascalientes.

 

ENCUESTA SIGNIFICATIVA DE REFORMA

La semana pasada el periódico REFORMA, el cual se publica día a día en éste su diario, publicó la segunda evaluación del presidente López Obrador, la cual resulta muy interesante y significativa pues en la mayoría de los rubros el presidente sale bien librado. Por ejemplo la población, en un 45%, dice que se siente más segura con la Guardia Nacional contra tan solo el 14% que dice que se sienten más inseguros.  A la pregunta de si cree que el presidente tiene las riendas del país o las cosas se están saliendo de su control, el 52% dice que AMLO tiene las riendas, contra el 39%, que dice que el país se le está saliendo de control. Una pregunta que es fundamental para la calificación de AMLO y su desempeño es la de que si hoy hubiera elecciones para decidir si AMLO debe permanecer en el cargo o renunciar a la presidencia… ¡el 69% por ciento dijo que debe permanecer! Contra el 24% que dijo que debe renunciar. Lo cual es una aceptación muy elevada. Otra pregunta muy significativa de cómo la población está metida a fondo con AMLO es la siguiente: Si hoy hubiera elecciones para Diputado Federal, ¿por cuál partido votaría? En primerísimo lugar está MORENA con el 47% de aceptación; muy atrás, en segundo lugar está el PAN con 16%; el PRI con el 15%. El PRD, que ya está en los estertores de su vida política sacó un mísero 5% y de ahí para abajo los demás. O sea que la hegemonía de MORENA está en todo lo alto y con altas probabilidades de adueñarse en dos años de la mayoría en la Cámara Baja. Claro que falta tiempo y de AMLO depende que las simpatías a su partido político sigan vigentes. Ya veremos en dos años cómo andan las cosas, principalmente en lo referente a economía y seguridad. De esto dependerá el voto que pueda refrendar el control político en el país de los morenistas.