La selección campeona del mundo recibió el día de ayer a Finlandia en un encuentro amistoso de cara a la recta final de la UEFA Nations League, y con un marcador de 0-2, los nordicos obtuvieron un triunfo sorpresivo en la ciudad de las luces.
En lo que parecía iba a ser un duelo de preparación con un triunfo de trámite para los galos, terminó siendo una pesadilla al demostrar que necesitan mejorar mucho si desean obtener buenos resultados en la Nations League o en la próxima Eurocopa, ya que en dichos certámenes los errores costarán mucho más caros.
La alineación que ofreció Deschamps en este encuentro fue con demasiadas suplencias, los únicos titulares que salieron al terreno de juego fueron Giroud y Pogba, así que los visitantes aprovecharon la confianza extrema de los franceses para llevarse la victoria.
En los primeros minutos los galos tuvieron un sinfín de oportunidades para ponerse en ventaja, Giroud tuvo un par de cabezasos que pasaron por encima del larguero, y el joven del Borussia Monchengladbach, Marcus Thuram, tuvo un debut amargo al fallar dos oportunidades claras que fácilmente pudieron terminar en gol.
Al 28′, cuando la única duda era cuánto tiempo los visitantes mantendrían el cero en su arco, los finlandeses abrieron la lata en el Stade de France con un gol de Marcus Forss en una descolgada que se originó por una desatención en la defensa local, por una falta de Pogba que tuvo ventaja para los nórdicos.
Tres minutos después, Onni Valakari firmó un golazo desde las afueras del área con un disparo cruzado que se coló en el ángulo de los franceses, anotando así el 0-2, poniendo en aprietos a los campeones del mundo.
Para la segunda mitad Deschamps trató de arreglar el partido dándoles minutos a los jugadores estrella, pero gracias a la buena labor defensiva de Finalinda, el marcador terminó 0-2 a favor de los visitantes, siendo un golpe anímico bastante positivo para la selección nórdica.
Francia tendrá que mejorar bastante de cara a su próximo compromiso en la UEFA Nations League, debido a que el sábado visitarán a la escuadra de Portugal, para después cerrar en casa ante Suecia. Los galos y lusitanos ya tienen su boleto firmado para la fase final al sumar 10 puntos, dejando a Croacia y Suecia fuera con 3 y 0 unidades, respectivamente.