La falta de liquidez, las necesidades de renovación de recursos técnicos e instalaciones o el lanzamiento de un nuevo proyecto suelen generar necesidades de financiación. Obtener una solución adaptada a las necesidades del negocio puede llegar a ser bastante más complejo en el caso de las pequeñas empresas. A pesar de que existen entidades y productos financieros especializados, como por ejemplo este crédito pyme, no todos los modelos de negocio pueden responder a los requisitos que exige un préstamo.

A continuación, compartimos contigo formas de financiación alternativas para pymes y te recomendamos que eches un vistazo a Uniclick. ¡Toma nota!

8 fuentes de financiación que quizá no conocías

Leasing

Se ha convertido en una importante fuente de ahorro y de inversión. El leasing es una modalidad contractual que se basa en el arrendamiento a largo plazo con opción a compra. El emprendedor adquiere un compromiso de pago a partir de una entrada y una cuota periódica. Una vez que vence el contrato, pasa a convertirse en el propietario del producto. Su principal ventaja es que permite obtener activos fijos como vehículos o maquinaria de una forma más asequible y flexible en comparación a los proceso de compra tradicionales.

Renting

Este modelo contractual permite arrendar maquinaria o vehículos a partir de una cuota mensual. Su principal ventaja es que permite acceder a recursos de alta calidad porque los gastos en concepto de mantenimiento están cubiertos por contrato por la empresa proveedora. Una vez que el acuerdo llega a su fin el cliente puede acceder a diferentes opciones. Desde devolver el producto hasta renovarlo durante un nuevo período o actualizarlo con nuevos o diferentes productos.

Factoring

Se trata de una modalidad de financiación que funciona a partir del adelanto del cobro de facturas mediante una entidad financiera. Cuando se formaliza un contrato de factoring, la empresa recibe el importe de sus facturas por adelantado y, por otro lado, la entidad financiera asume el pago de dichas facturas. Este modelo de financiación se origina a partir de inversores profesionales y particulares que, a cambio, reciben una buena rentabilidad de sus préstamos. La entidad que actúa como intermediaria a menudo suele proporcionar productos complementarios como los estudios de solvencia de los clientes o la gestión de las facturas.

Confirming

La falta de liquidez a menudo puede obstaculizar las relaciones estratégicas entre empresas y proveedores. El confirming está pensado para velar por la confianza y tranquilidad dentro de este contexto. Se trata de una modalidad de financiación en la que una entidad externa se responsabiliza de los pagos que una empresa emite hacia sus proveedores en caso de que por problemas de liquidez no pueda hacer frente a ellos dentro de los plazos pactados. Gracias a ello, las empresas pueden acceder a una garantía de pago y una mayor tranquilidad independientemente de cuáles sean los ritmos de sus flujos monetarios.

Crowdfunding

Es probablemente la modalidad de micromecenazgo más popular de la actualidad. Se basa en un modelo de economía colaborativa. El funcionamiento es sencillo: Un emprendedor comparte su proyecto en una plataforma especializada para obtener visibilidad. Cuando sus colaboradores hacen aportaciones económicas para posibilitar el desarrollo del proyecto, perciben una compensación a cambio. Esta no es de tipo económica sino que, a menudo suele ser simbólica: Ofertas especiales, menciones y agradecimientos en una determinada plataforma…

Crowdlending

El crowdfunding también forma parte de las soluciones de micromecenazgo aunque, en este caso, se trata de un acuerdo contractual a partir del cual un grupo de colaboradores o inversores particulares financian un determinado proyecto o negocio. A cambio reciben una contraprestación en forma de interés. Este tipo de acuerdos suelen llevarse a cabo a partir de una plataforma especializada que actúa como intermediaria y que, a su voz, cobra una comisión variable por la gestión.

Financiación de stocks

Es un recurso bastante generalizado entre aquellas empresas que comercializan productos y que necesitan acceder a una fuente de financiación en un momento determinado. En lugar de optar por una entidad bancaria tradicional, solicita un préstamo a una empresa especializada aportando su inventario de productos como garantía de pago. De este modo, obtiene liquidez y, con ello, la posibilidad de invertir en su expansión como empresa, por ejemplo, a partir de la adquisición de mayor inventario ante la previsión de un incremento de ventas.

Su principal beneficio reside en la obtención de liquidez gracias a aquellos productos o bienes que se encuentran inmovilizados y que, de este modo, se convierten en una fuente de inversión.

Financiación de exportaciones

Se trata de un acuerdo contractual que permite obtener liquidez por adelantado utilizando como garantía las facturas emitidas y aún no abonadas de productos exportados. La financiación de exportaciones suele hacerse a menudo para cubrir los gastos generados por la fabricación de dichos productos. Al igual que ocurre con la financiación de stock, se lleva a cabo a partir de una entidad financiera.

¡Participa con tu opinión!