Hoy termina el 2016 y le damos inicio a un año nuevo lleno de increíbles aventuras, pero no podemos despedirnos del 2016 sin antes compartirles dos maravillosas historias con las que nos enfrentamos en APA este año.
Estas son historias donde a pesar de la situación económica en la que viven ellos les brindan a sus animales de compañía lo que el dinero no puede comprar, amor y compasión.
Nuestra primera historia sucedió en el Puertecito de la Virgen, comunidad que se encuentra en el municipio de San Francisco de los Romo; ahí conocimos la historia del señor Don Pancho y sus perritos.
Gracias a un reporte recibido en conjunto con autoridades y Humane Society International pudimos conocer el caso de Don Pancho, un señor mayor atento a sus animales y preocupado por brindarles atención veterinaria, sin embargo, debido a la ubicación de su hogar y su situación económica, le resultaba imposible poderlos atender.
Gracias al trabajo de los médicos de la Clínica APA, se pudo esterilizar a sus perritas, así como llevar ayuda veterinaria para desparasitar, curar y atender a sus animales de compañía.
La historia de Don Pancho y sus animales es una historia de amor, lealtad y gran compromiso. Aquí también vimos cómo él ha sido gran ejemplo hacia su familia, ya que les ha inculcado estos valores a las tres generaciones que continuarán con su gran dedicación a los animales.
La otra gran experiencia fue la visita a la comunidad de Los Parga, aquí fuimos junto con la Asociación Movimiento Ambiental para llevar concientización y ayuda médica. En cuanto llegamos vimos cómo la gente empezó a acercarse con sus animalitos de compañía para que los médicos pudieran revisarlos, también los niños nos rodeaban con preguntas de todo tipo, especialmente pedían consejos de cómo era mejor cuidar a sus perritos y gatos.
Te rompe un poco el corazón cómo la situación económica vulnerable en la que viven les hace muy difícil poder tener a sus animales por lo menos con lo indispensable, pero también sabemos que mientras un perro o un gato viva rodeado de una familia que lo cuide y lo ame los convierte en los animalitos más felices del mundo. Cuando ya estábamos a punto de regresar, un par de familias nos pidieron que los ayudáramos con sus animalitos, uno de ellos llevaba meses sin poder moverse porque lo habían atropellado y tenía fractura de cadera, el otro animalito era una perrita que se les estaba muriendo de hambre porque de verdad no tenía nada que comer; sin pensarlo los recibimos e inmediatamente fueron llevados la clínica, donde al perrito atropellado ya no había nada más que hacer por él que dejarlo descansar para que no sufriera más y a la perrita se le dio un tratamiento para poder levantarla de la extrema desnutrición; hoy ella vive con una familia que la ama y que le ha llamado Coqueta.
Con tu ayuda es posible llegar a más gente en comunidades por el bienestar de sus animales. ¡Gracias por ayudarnos a lograr estas historias con final feliz! Para mayor información por favor comunícate al 1 74 64 17 o escríbenos a amigosproanimalac@gmail.com y síguenos en Facebook como Amigos Pro Animal.

¡Participa con tu opinión!