Final feliz

Ahora fue en el municipio de Calvillo donde los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado evitaron que se llevara a cabo un fraude telefónico, del cual estaba siendo víctima una familia.
Y es que mediante engaños, solicitaron un pago de 300 mil pesos, con el pretexto de que tenían a uno de sus integrantes privado de su libertad.
Fue a las 16:15 horas, cuando la parte afectada se comunicó a los servicios de emergencias, para reportar que estaba recibiendo llamadas telefónicas donde les hacían saber que tenían en su poder a su hijo, un joven de 16 años de edad y si lo quería volver a ver con vida, tenía que depositar 300 mil pesos.
La madre de familia señaló que había intentado ponerse en contacto con su hijo, pero éste no contestaba el teléfono, por lo que temía que efectivamente estuviera privado de su libertad.
Al presumir que se trataba de un engaño, le pidieron ya no contestar a las llamadas y tampoco hiciera ningún depósito. Al mismo tiempo, los elementos de la Policía Municipal de Calvillo y de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se dieron a la tarea de buscar al menor, hasta que finalmente lo localizaron en la comunidad Ignacio Zaragoza, en el municipio de Jesús María.
Tras confirmar que estaba sano y salvo, lo trasladaron nuevamente al municipio de Calvillo donde lo reunieron con su familia.

¡Participa con tu opinión!