De acuerdo a la Ley de Movilidad, la concesión de taxi que se otorgue es personal e intransferible y sólo podrá hacer uso de ella la persona física o moral a quien se hubiere otorgado.
Los notarios deben abstenerse de protocolizar cualquier actuación que tenga por efecto transmitir o realizar cualquier acto traslativo de dominio sobre una concesión, debiendo dar aviso a la Coordinación de Movilidad (Cmov) dentro de los cinco días siguientes al que haya tenido conocimiento.
Tratándose de personas físicas, los concesionarios podrán designar beneficiario de entre su cónyuge, concubino o parientes en línea recta o colateral hasta el cuarto grado, para el caso de muerte, declaración de ausencia, incapacidad total o parcial permanente debidamente comprobada del titular que imposibilite la prestación del servicio.
En consecuencia, el beneficiario podrá solicitar nueva concesión en sustitución de la otorgada originalmente, previo reconocimiento del derecho por parte de la Cmov, tras haber cumplido los requisitos establecidos en esta Ley y en el Reglamento respectivo.
La Cmov con base en los estudios técnicos proporcionados por las autoridades competentes, determinará el número mínimo de vehículos que pueda poner en servicio un concesionario o permisionario, tomando en cuenta las necesidades de los usuarios y la capacidad del titular; actualmente hay alrededor de 4,300 unidades y 400 en proceso de regularización, o cancelación en caso de que no se cumpla con los requisitos de ley.
Para la explotación de la concesión otorgada, deberá utilizarse únicamente el vehículo que se le autorice al concesionario, por lo que si aquel deja de funcionar o se destruye, deberá tramitarse ante la Cmov la autorización para sustituirlo, quien señalará un plazo prudente para tal efecto. En caso de incumplimiento la concesión será revocada.
En el otorgamiento de concesiones para operar el servicio de taxi, se tomará en cuenta la antigüedad del solicitante en la prestación del servicio; comprobar que no ha sido sancionado por infracciones graves y reiteradas con motivo de la prestación del servicio.
Las concesiones que avale el SITMA (Sistema Integrado de Transporte Público Multimodal de Aguascalientes) tendrá una vigencia de diez años, pudiendo todas renovarse de manera subsecuente, por el mismo lapso, siempre y cuando, tanto el concesionario como los vehículos reúnan los mismos requisitos que se señalan para la obtención.