Fin a las inundaciones

Atiende el Ayuntamiento de Jesús María las distintas problemáticas derivadas de las recientes lluvias con una obra de desagüe pluvial en beneficio de los habitantes del condominio La Arborada, quienes tenían problemas constantes de inundaciones, así lo dio a conocer el secretario de Obras Públicas del Municipio, Jorge Luis Vega López.
Detalló que tras los estragos que se presentaron a inicios de la temporada de lluvias sobre avenida Independencia casi esquina con tercer anillo de circunvalación con fuertes anegaciones de agua, fue que los vecinos de dicha zona solicitaron al Ayuntamiento dar una solución, por lo que hace dos semanas se hicieron trabajos mediante la colocación de tres tubos de 10 pulgadas conectados a una caja pluvial existente en el lugar, que es el colector pluvial el cual va hasta el Río San Pedro. “Anteriormente se hacía una laguna en dicha zona que impedía el acceso del tránsito vehicular y había vehículos que se quedaban varados. Es una obra pequeña pero que en realidad trae bastantes beneficios a los que circulamos por aquí sobre esta avenida”.
Para dicha obra, se invirtió un recurso de 120 mil pesos en una primera etapa sobre el carril de sur a norte de la avenida Independencia y en próximas fechas harán la segunda etapa del carril de norte a sur que colinda con los accesos al condominio La Arborada. “También vamos a hacer una intervención aquí porque ahí se anega el agua y vamos a hacer un procedimiento similar para igual tener el desagüe pluvial correcto en la temporada de lluvias”.
Adicionalmente, dijo que también trabajan en Paseos de los Chicahuales frente al Jardín Salón Campestre, hay una anegación importante por lo que tienen que hacer trabajos de desazolve y encauzar el agua que no tiene salida; al igual que en la avenida Alejandro de la Cruz donde están viendo soluciones futuras.
Finalmente, Vega López hizo un atento llamado a la ciudadanía a no tirar la basura en las calles, lo cual demerita la acción del flujo pluvial en las alcantarillas al obstruir el paso del agua, y a la gente que construye, a no dejar sus materiales de construcción en los exteriores, sino guardarlo dentro de sus casas, “toda vez que la lluvia todo arrastra y eso nos anega, nos azolva las redes pluviales y sanitarias”.