Lluís Jordán Bayod, director general de Veolia en Aguascalientes, reveló que la prueba piloto realizada en el Pozo 118 de Misión del Campanario arrojó resultados exitosos en la remoción del arsénico.

Acompañado por una especialista que efectuó una demostración en vivo de la tecnología, Bayod compartió detalles sobre este avance en el suministro de agua en la región.

Explicó que el Pozo 118 de Misión del Campanario abastece de agua a una amplia zona que incluye los fraccionamientos Misión de Santiago, llegando hasta El Campestre.

Jordán Bayod destacó que la tecnología de remoción de arsénico ha estado en funcionamiento durante aproximadamente dos semanas y que se han obtenido resultados de laboratorio para respaldar su efectividad. Los análisis de laboratorio fueron realizados por MicroLab, un laboratorio acreditado por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) para asegurar mediciones precisas de los parámetros del agua.

Uno de los datos más significativos presentados fue la concentración de arsénico en el agua. Según la normativa NOM 127, que establece los parámetros permisibles de arsénico en el agua, el límite anterior era de 0.025 miligramos por litro hasta este año que fue modificado. La prueba mostró que el agua de entrada al filtro tenía una concentración de 0.0239 miligramos por litro, lo que indica un cumplimiento cercano al límite anterior.

Sin embargo, el agua que salió del filtro mostró una concentración inferior a 0.005 miligramos por litro, lo que significa que la remoción de arsénico fue prácticamente total y que el agua tratada cumplía con los nuevos estándares de calidad.

Lluís Jordán Bayod indicó que actualmente hay 70 pozos afectados, lo que representa el 30% del suministro de agua en la zona. La inversión necesaria para implementar esta tecnología en cada pozo variaría según la solución adoptada en cada caso, pero se reconoció que sería una inversión considerable, de hasta 7 millones de pesos por pozo.