Salvador Rodríguez López

Apremiado por la situación de salud que se registra, el gobernador Martín Orozco Sandoval decidió dar un paso decisivo para que todos los hogares reciban agua potable, para ello destinó 50 millones de pesos que permitan reforzar las acciones donde se requiera.

Fue muy claro el citar que “ante la incapacidad de los organismos operadores del servicio de agua en los municipios”, el gobierno estatal, a través del Instituto del Agua (Inagua), se coordinará con cada ayuntamiento para que los habitantes obtengan el vital elemento, justo ahora en que por obligación todo mundo debe lavarse las manos de manera constante y tener aseado su entorno.

De manera paralela se canaliza al Instituto de Salud (ISSEA) 50 millones de pesos para la adquisición de material médico y sanitario, además de insumos y aparatos que asegure reforzar los protocolos y acciones sanitarias para contener el coronavirus.

Orozco Sandoval hizo mención que estos recursos extraordinarios proceden de varias dependencias gubernamentales que sufrieron un recorte a su presupuesto y consideró que si las condiciones lo exigen, se recurrirá al Congreso del Estado para solicitar una ampliación al Presupuesto de Egresos y así estar en condiciones de atender las exigencias que demande la contingencia sanitaria.

Cumplir a cabalidad el propósito del mandatario no va a ser una labor fácil ya que hay colonias urbanas que sufren de forma constante la falta del líquido o éste llega de manera irregular, al mismo tiempo que un número importante de comunidades rurales no están conectadas al servicio o sufren constantes fallas por el mal estado de la tubería.

Para atemperar la situación se pondrá en marcha una red de camiones cisternas (“pipas”) que se encarguen de abastecer los lugares donde será difícil que en las condiciones actuales se haga bajo el sistema tradicional, planteamiento que de ninguna manera es nuevo puesto que cientos de familias se han cansado de solicitarlo al municipio y a la concesionaria  sin que se escuche su clamor.

Este apoyo del gobierno estatal debe aprovecharlo los municipios para mejorar el servicio y así ya no se vean forzados a atender “a las carreras” lo que es una obligación permanente.

Dentro de las tareas que se ha echado a cuestas el gobernante está las unidades cisterna que se pondrán a disposición, aunque la repartición del elemento estará a cargo de las autoridades municipales, además de cuatro pozos que estarán en condiciones de abastecer un millón de litros diariamente.

Orozco Sandoval reiteró la convocatoria a alcaldes y alcaldesas para que junto con el gobierno del estado trabajen hacia un mismo objetivo, que es el que todas las viviendas tengan agua, como única posibilidad de reducir y hasta eliminar los problemas que pudieran derivarse del momento que se vive, dándole la oportunidad a cada familia de que cumpla las indicaciones del Sector Salud y tenga con que lavarse las manos, para su aseo personal general y mantener limpio su hogar, entre otras medidas necesarias para eviten ser presa del virus.

Las medidas que puso en marcha el gobierno es un esfuerzo combinado de varias dependencias locales y de contratistas y servicios particulares que se han unido a esta cruzada, con lo que se confía que el Estado de Aguascalientes sea ejemplo de lo que se puede hacer y lograr cuando hay fusión de intenciones.

REHACER ENTUERTOS

Ante la ola de críticas que se mantienen por la orden precipitada de cerrar toda clase de negocios que dispuso el Ayuntamiento de Aguascalientes, éste anunció que estarán disponibles 12 millones de pesos para apoyar a restaurantes, bares, antros y otros establecimientos que fueron forzados a entrar en inactividad.

Como ya es costumbre en las autoridades municipales no definen bajo qué condiciones será esa ayuda, si es un préstamo o es a fondo perdido, porque si es en el primer caso el solicitante tendrá que enfrentar una doble situación, como es recuperarse de la pérdida de ingresos por el tiempo que no trabajó y una vez que reabra afrontará el crédito a lo largo de varios meses, en cambio si es a fondo perdido no se devuelve el préstamo al considerarse una donación en tiempo de crisis.

Otro punto que debe considerarse es quién va a certificar que los dueños de los negocios van a pagar el salario a sus empleados por las semanas o quincenas que dejaron de laborar, que sería una de las razones para ofrecer ese auxilio, porque sería fuera de orden mirar sólo por el equilibrio patronal.

Según el Ayuntamiento con esos 12 millones de pesos también se tenderá la mano a micro, pequeñas y medianas empresas, que no se sabe si también dejaron de trabajar, o entran en el paquete para darle mayor viabilidad a sus actividades.

Lo que es un hecho es que restaurantes y fondas están en la “lona”, en virtud que dejaron de dar atención en sus lugares y sólo atienden pedidos “para llevar”, algo que al  no estar en el radar de los consumidores no ha sido un atractivo. Comentaba la dueña de uno de esos negocios que su venta para el mediodía era entre mil quinientos y dos mil pesos y actualmente no logra ni trescientos, por lo que tuvo que mandar a sus casas a las señoras y a la joven que le ayudaban, ya que era materialmente imposible pagarles y así lo entendieron, con el compromiso que en cuanto se regularice la situación regresarán a su trabajo.

Dijo que bien pudo haberse dejado que continuaran sus actividades, siempre extremando precauciones, pero no que “de sopetón nos dicen que sólo podemos vender para llevar cuando nuestra clientela no está acostumbrada, a la mejor si les decimos una o dos semanas antes que ya no podrán comer aquí lo hubieran aceptado”, dijo apesadumbrada.

En cuanto al préstamo que ofrece el gobierno municipal dijo que “es para pensarse”, ya que no quiere poner en riesgo su inversión si por alguna razón no puede pagarlo o se atrasa en las mensualidades y la deuda aumenta por los intereses.

Habrá que ver quienes sobreviven a la situación y los que sigan en qué escenario lo hacen, porque es un hecho que sólo los que tienen su guardadito pueden soportar la adversidad, algo de lo que la mayoría de los pequeños negocios no disponen por lo que deberán hacerle frente a base de un enorme sacrificio.

DISYUNTIVA

 Aún sin saberse cuándo se llevará a cabo la Feria Nacional de San Marcos 2020, que algunos fijan para junio o julio, ya que se tiene un quebranto de 7 mil a 9 mil millones de pesos, lo que difícilmente podrán obtenerse en la fecha que sea, pero no había otra disyuntiva ante el avance de la aureola ponzoñosa que recorre el planeta. El presidente del Colegio de Economistas de Aguascalientes (CEA),  Jael Pérez Sánchez, subrayó que “fue la mejor decisión que las autoridades estatales pudieron haber tomado”, misma que se adelantó al Comité Olímpico Internacional (COI), que estiró la liga lo más posible pero finalmente cedió ante una realidad irrebatible, por lo que programó para 2021 la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio. El líder de los economistas estableció que al diferirse dos o tres meses la verbena  puede significar una reducción de ingresos, al estimarse que sería alrededor de 6 mil millones de pesos y esto se deberá a que coincidiría con las vacaciones escolares en el país, que es cuando las familias aprovechan para descansar en la playa, además de ser la época de lluvias, por lo que se inclinó que se reprograme para octubre o noviembre, posición que otros grupos comparten y que incluso hablan que podría hacerse en noviembre, en lugar de la Feria de las Calaveras, a lo que se oponen quienes velan porque se mantengan las tradiciones y una de ellas es honrar a los muertos, con lo que se combate el halloween anglosajón. Llegado el día se conocerá la decisión que haya adoptado la administración estatal, que podría llegar hasta la cancelación de la fiesta y dedicarle todo su esfuerzo a organizar la de 2021, que podría resultar la mejor de los últimos tiempos.