Al informar que la incidencia de quejas por ruido en las viviendas no disminuye en el municipio de Aguascalientes, a razón de un promedio diario de cien reportes, David Ángeles Castañeda, titular de Reglamentos, llamó a los ciudadanos a entrar en conciencia y entender que se requiere colaboración de todos para superar con mayor rapidez la pandemia sanitaria.
Indicó que de lunes a jueves se recibe un promedio de 40 a 60 llamadas telefónicas a las distintas instituciones receptoras de quejas y en los fines de semana que van de viernes, sábado y domingo se multiplican hasta 200 a 250 casos por día, lo que ocasiona una saturación y resulta imposible atenderlas todas con los inspectores en activo.
La Dirección de Reglamentos del Municipio de Aguascalientes continúa analizando junto con el Cabildo las estrategias para aplicar sanciones económicas ejemplares a todas esas personas que en lugar de colaborar, le suben más el volumen a sus bocinas en sus casas.
En este momento, las cuatro colonias más fastidiosas se ubican al sur y al oriente de la ciudad capital como Pilar Blanco, Potreros del Oeste, Villas de Nuestra Señora de la Asunción y Morelos.
“Un problema ineludible es la falta de personal, ya que muchos de los trabajadores se encuentran en sus casas al formar parte de los grupos de riesgo por la pandemia por el COVID-19”, admitió.
Recalcó que las denuncias por ruido habitacional se encuentran en semáforo COVID y se continuarán atendiendo las llamadas ciudadanas, normalmente se priorizan aquellas quejas que son reportadas en varias instituciones sean de carácter municipal o estatal.
El funcionario capitalino indicó que el personal en activo se encuentra dividido en tres equipos de trabajo, donde sólo logran atender el 30 o 40% de las quejas diarias. Es necesario mayor personal, pero sobre todo se necesita que la gente entienda que puede escuchar su música a volúmenes que no molesten a los vecinos.
Finalmente, mencionó que la gente adulta es la que principalmente pone el mal ejemplo a los jóvenes con respecto a excederse en los niveles de ruido en sus casas.