El fiscal general del Estado, Jesús Figueroa Ortega, garantizó justicia para las víctimas de tortura y tratos denigrantes sufridos durante el 2010-2014, evidenciados recientemente por la ONU-DH en su informe “Hasta perder el sentido”. De igual forma, adelantó que investigará el actuar del entonces procurador de Justicia, Felipe Muñoz Vázquez, advirtiendo que en caso de existir elementos que lo involucren en los señalamientos de tortura, se aplicarían las responsabilidades jurídicas correspondientes.

En entrevista, Figueroa Ortega reconoció que en algunos casos las notificaciones sobre el no ejercicio de la acción denunciada tardaron hasta seis años, por lo que atendiendo las recomendaciones de la ONU-DH, se retomarán las investigaciones de los casos de tortura con la finalidad de fincar responsabilidades hasta las últimas consecuencias.

De la misma manera, expuso que se indagará para conocer si en su momento personal que laboraba en ese entonces en la Procuraduría actuó con irregularidades, agregando que actualmente existen al menos siete personas en activo que pudieran ser sujetas a dichas investigaciones principalmente correspondientes a agentes y ministerios públicos.

“Si ahorita se está juzgando a la Fiscalía por lo que ocurrió hace 8 o 14 años, nosotros asumimos la responsabilidad institucional y lo primero que tenemos que hacer es que no se estén presentando estos casos actualmente. Si se cometieron errores en el pasado no caer en los mismos y que de esa manera la ciudadanía se dé cuenta que estamos trabajando de una manera diferente a los señalamientos que hacen, toca investigar y además reparar los daños”, expuso.

El fiscal solicitó confianza en la institución al señalar que las posibles malas prácticas cometidas en otros tiempos para la obtención de declaraciones sobre delitos han quedado atrás. Agregó que será con base en la transparencia como se obtendrá la justicia para las víctimas. De la misma manera, detalló que existen los lineamientos correspondientes para que las personas que han denunciado actos de tortura en años atrás, cuenten con los mecanismos de protección y tengan la garantía necesaria durante el proceso de investigación.

Así lo dijo:

Se trabajará para aclarar los hechos denunciados sin protección para nadie de los involucrados. “Estoy muy tranquilo, si le tuviera miedo, –a Felipe Muñoz-, no estaría aquí, ya habría renunciado”. Jesús Figueroa Ortega. Fiscal General del Estado.