José de Jesús López de Lara

Durante un espectacular despliegue policiacos en el que participaron agentes de la Policía de Investigación de la FGE, policías estatales y agentes federales de la Procuraduría General de la República (FGR) en Aguascalientes, rescataron a casi 300 migrantes, entre los que había gran cantidad de niños, que mantenían en una casa de seguridad ubicada en el fraccionamiento Vista Alegre.

En lo que es considerado como un histórico golpe a la bandas de traficantes de indocumentados en territorio mexicano, los agentes de la Policía de Investigación capturaron a tres “polleros”, quienes ya se encuentran sujetos a investigación en las instalaciones de la Fiscalía General de la República.

Los hechos se registraron a las 23:50 horas del lunes, cuando un automóvil Nissan Versa, color blanco y placas de circulación del Estado de México, que se desplazaba a exceso de velocidad por la carretera federal No. 45 Sur, en sentido sur a norte, evadió el retén que tenían policías estatales en la Puerta de Acceso “Sur”, que se ubica a la altura del poblado de Peñuelas.

Debido a ello, varias patrullas de la Policía Estatal fueron en su persecución, al tiempo que solicitaban apoyo a las demás corporaciones policiacas para interceptarlo.

Luego de rastrear la unidad automotriz en varios fraccionamientos ubicados al sur de la ciudad, unos agentes de la FGE detectaron el coche cuando ingresaba al fraccionamiento Vista Alegre, por lo que le marcaron el alto al conductor, pero éste hizo caso omiso a las indicaciones y trató de escapar.

La patrulla de la FGE fue en su persecución y los agentes de la Policía de Investigación alcanzaron a observar cuando los sospechosos ingresaban a una finca de grandes dimensiones color azul, por lo que solicitaron refuerzos.

Un grupo de agentes de la PDI irrumpieron en la vivienda, donde encontraron a 300 personas aproximadamente, todas ellas indocumentadas, provenientes de varios países de Centroamérica y Sudamérica.

Asimismo, se logró ubicar y detener a tres personas del sexo masculino que intentaron ocultarse entre los indocumentados para evitar ser relacionados con los hechos.

Al lugar de este histórico aseguramiento de indocumentados, arribaron policías estatales y agentes federales de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General de la República en Aguascalientes.

Los tres presuntos traficantes de personas fueron trasladados a las oficinas de la FGR, donde quedaron a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación.

Mientras que los aproximadamente 300 indocumentados asegurados, fueron trasladados al edificio del Instituto Nacional de Migración (INM), a fin de ser repatriados a sus lugares de origen,

Entre las personas indocumentadas había familias completas, mujeres, niños, adolescentes y adultos.

Se estableció que todas estas personas, en su mayoría guatemaltecos, eran concentradas en esa casa de seguridad, para posteriormente ser trasladados a la frontera con los Estados Unidos. Aparentemente, los detenidos son integrantes de la misma banda de “polleros”, a la que pertenecen las personas que en las últimas semanas han sido capturadas por policías estatales y agentes federales de la FGR.