Omar Fares
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Don Chava lo prometió y cumplió.
Al igual que en el torneo pasado, Salvador Sanz, propietario de las Tortas Lokas, anticipó que si el Atlas ganaba el Bicampeonato volvería a regalar 500 tortas a los fans que llegaran con su camiseta puesta del Atlas a su establecimiento instalado en el Mercado San Juan de Dios.
Eran las 7:00 horas cuando más de 200 personas ya estaban haciendo fila a la espera de que a las 10:00 hrs. comenzara la repartición gratuita.
Don Chava, orgulloso de la hazaña de su Atlas, habló de las razones que lo inspiraron.
«Lo volvemos a hacer porque volvió a ser campeón el Atlas, porque el Atlas nos dio esta alegría, nos motivó a todos para compartir esta alegría con los Rojinegros, porque no cualquiera lo logra en 5 meses, eso habla mucho. Esto no lo cambio ni por el Real Madrid, ni por la Orejona. Es nuestro Atlas, el Atlas tapatío, el Atlas de México», dijo a Grupo REFORMA mientras entregaba su producto a las personas que arribaban a su negocio.
Don Chava comenta que han quedado atrás las épocas oscuras del Atlas.
«Eran otros tiempos, hoy la verdad la transmisión de ese tipo de juego que trae el Atlas ahora es muy diferente al de antes, hoy a las nuevas generaciones ya no hay que contarles nada, hoy lo están viviendo», comentó al tiempo que la gente cantaba: «vení, vení que de la mano de Diego Cocca toda la vuelta vamos a dar».
La promoción de Don Chava provocó que muchos niños faltaran a la escuela.
Julia Andrade, madre de Braulio Cruz, de 11 años de edad, llevó a su hijo a las Tortas Lokas, y es tanta su afición por el Atlas que sin importar que es de Torreón, Coahuila, y la mayoría de la familia es partidaria del Santos Laguna, su muchacho es rojinegro.
«De pronto él agarró su playera, le gustó y ya desde entonces, como a los 7 años, nos venimos de Torreón, su pasión siguió y siguió, y nunca pensamos que Atlas fuera a salir campeón».
«Desde anoche me dijo: ‘mami, si Atlas es campeón mañana no voy a la escuela, y si pierde me voy’, y le dije ‘órale, vamos’ y aquí estamos», contó.
Por su parte, Jorge Jiménez, quién no pudo asistir a hacer válida su pasión para consumir una torta en el título anterior, ahora no perdió la oportunidad.
«Venimos a disfrutar de una torta porque la vez pasada no pude venir, ahora sí se prestó porque se acomodaron mis descansos para venir aquí. Ya habíamos esperado 70 años y ahora se está haciendo costumbre repetir campeonatos, ojalá sigamos así», manifestó.
A las 10:30 hrs. se habían terminado las primeras 200 tortas, por lo que hubo una pausa para ir por más pan y surtir al resto de seguidores del Atlas que portaban con orgullo su prenda rojinegra.

¡Participa con tu opinión!