Continúa el sector restaurantero en la entidad sin poder subsanar las afectaciones ocasionadas por la pandemia de COVID-19, la cual provocó contracciones importantes en uno de los sectores de mayor generación de empleos. El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), José Álvarez Fernández, señaló que actualmente la inflación registrada a lo largo del año, ha mermado la estabilidad proyectada.
El líder del sector restaurantero, precisó que si bien durante la realización de la Feria de San Marcos, así como en su momento los festejos por el día de la madre, contribuyeron a que las ventas incrementaran de manera importante. Algunos negocios incluso en cualquier parte de la ciudad, lograron mejorar durante esas fechas el nivel de ventas regulares, agregó que a pesar de que la estabilidad en cuanto a los empleos generados en los negocios enfocados a la venta de alimentos, aún no se puede hablar de una franca recuperación, proyectando que sea incluso hasta finales del presente año cuando por fin reporten número positivos.
«Desde luego hubo buenas ventas por la Feria y por el 10 de mayo, es algo que necesitábamos. Actualmente estamos a un 10% por debajo de los niveles pre pandemia, pero tomando en cuenta los dos años de estancamiento vamos avanzando», señaló.
Álvarez Fernández agregó que la inflación alcanzada en lo que va del año, ha impactado a los empresarios restauranteros quienes con la intención de continuar subsistiendo se han visto en la necesidad de ajustar los precios en sus productos, de entre un 5 y hasta un 10% para los comensales. «Cada negocio tiene sus propias estrategias para afrontar el encarecimiento de insumos, pero si la mayoría ha tenido que incrementar sus precios de una manera razonable», concluyó.

¡Participa con tu opinión!